MORDEDURA DE ARAñAS DE RINCóN

Si pese a los cuidados y prevenciones, se sufre la mordedura de una araña de rincón, hay que hacer lo posible por llevar los restos de ella hasta el centro de asistencia de salud.

El primer síntoma de mordedura de araña de rincón suele ser un dolor punzante e intenso en el momento de la mordedura. Con el pasar de las horas la zona de la mordida puede ponerse roja e hincharse y al cabo de seis a ocho horas, toma un color violáceo similar al de un moretón.

Además la persona afectada puede tener náuseas o vómitos así como dolor de cabeza, escalofrío, fiebre y sudoración.

Los primeros auxilios ante la mordedura de esta araña deben considerar lavar la zona afectada con agua y jabón y la aplicación de hielo, ya que éste disminuye el efecto del veneno, pues localiza la reacción y desactiva, en algún grado, la enzima tóxica que transmite la araña.

Existen dos posibles cursos del envenenamiento por araña de rincón, el llamado, loxoscelismo cutáneo y el cutáneo visceral. El más frecuente ( 85 %) es el Loxoscelimo cutáneo, que se caracteriza por la lesión antes descrita que evoluciona en el tiempo hacia una placa necrótica, acompañada de síntomas generales, que si bien el paciente no corre riesgo vital, lo más destacado es la secuela cutánea que se produce. La Fisiopatología se debe a la acción del veneno en los pequeños vasos de la piel.

El segundo cuadro clínico es el Loxoscelismo cutáneo-visceral, donde el paciente rápidamente se compromete en su estado general, tiene fiebre, y lo más destacado, presenta hematuria ( orina con sangre ) macro o microscópica. Rápidamente se puede producir insuficiencia renal aguda y luego multiorgánica, cuadro que puede llevar a la muerte ( mortalidad del loxoscelismo 1 a 3 %). Estos fenómenos se producen por la acción de la toxina a nivel de los glóbulos rojos y el riñón, principalmente.

Luego el paciente es atendido en la unidad de tratamiento intermedio (UTI), y dependiendo de la gravedad de la mordedura será tratado con corticoides o hemodiálisis; en caso que la mordedura de la araña haya causado hemólisis, destrucción de glóbulos rojos.

Actualmente existe una controversia respecto de la efectividad del antídoto para arañas de rincón, lo que es reconocido, incluso, por las autoridades del Ministerio de Salud.

Su efecto va a depender de la oportunidad en que se aplique el medicamento y el grado de envenenamiento de la persona. Por eso se señala que no es la panacea, sino sólo uno de los aspectos que pueden ayudar en el tratamiento. Lo más importante, ante una mordedura de araña de rincón, a juicio de los médicos, es la estabilización del paciente.

El antídoto contra la araña de rincón va a atacar el veneno que todavía no actúa, pero nada podrá hacer contra el veneno de la araña cuando éste ya se disipó en el organismo. Por eso el suero tiene que ser aplicado durante las primeras horas.

La mordedura de la araña de rincón es un problema contingente para el área de la salud pública, que registra un promedio de 450 casos al año. Considerando una alta morbimortalidad de hasta cuatro casos anuales y un deterioro a la calidad de vida de los afectados.

Ante esta situación, el Ministerio de Salud decidió aplicar un nuevo protocolo de atención para las mordeduras de arañas del rincón a partir de septiembre.

Para ello, designado cuatro centros de referencia para el almacenamiento del antídoto contra la araña de rincón: Antofagasta, Copiapó, Concepción y Puerto Montt, a fin de facilitar el acceso al medicamento en caso de urgencia. Hoy se canalizaba a través de la Posta Central, en Santiago.

En estas ciudades se manejará un “stock de urgencia” que no sólo abarca el antídoto contra la araña del rincón, sino que, además, otros 12 medicamentos para distintos tipos de enfermedades e intoxicaciones que son poco frecuentes.

A ello se agrega una nueva guía clínica, en la que se definen los procedimientos médicos que hay que seguir para tratar una persona que ha sido mordida por una araña del rincón.

No obstante, la mejor forma de orientarte acerca de arañas de rincón es preguntando directamente al Centro de Información Toxicológica (CITUC), del Hospital Clínico de la Universidad Católica, en Santiago. Su dirección es: Diagonal Paraguay 415. Dep. 31. Santiago. Teléfono: 02- 635 3800.

http://www.conciencia-animal.cl/paginas/temas/temas.php?d=995