¡Peligro:los trigliceridos altos!

¿Que alimentos debo comer con trigliceridos altos y cuales no?

El tratamiento incluye:

Perder peso. Generalmente, cuando se pierde peso, se logran bajar los niveles de triglicéridos.

Controle su ingesta de carbohidratos y azúcar. Es importante disminuir la cantidad de carbohidratos consumidos (pan, arroz, frijoles, papa y verduras harinosas, pastas, cereales); preferiblemente optar por las opciones integrales.
Además, ingiera menos cantidad de azúcar y de alimentos que contengan azúcar. Se recomienda reemplazar azúcar con edulcorante artificial. Es esencial consumir una cantidad adecuada de frutas y vegetales para proteger las arterias y el corazón

Disminuir el consumo de alcohol. Algunas personas son mas propensas a que el alcohol aumente la producción de triglicéridos por el hígado.

Disminuir el consumo de grasa total y saturada. Elija sus calorías provenientes de la grasa sabiamente: primero, es importante mantener la cantidad de grasa consumida al mínimo, y luego, es importante evitar el tipo de grasa de origen animal (mantequilla, natilla, helados de crema, lácteos enteros, carnes muy grasosas, piel del pollo) y el tipo de grasa llamado trans (este se encuentran en productos parcialmente hidrogenados). El comer pescado 2-3 veces a la semana, ya que el aceite de pescado (Ej. Salmón) reducen los niveles de triglicéridos.

Si con estas medidas y cambios en hábitos alimenticios no disminuyen los niveles, se inicia tratamiento con medicamentos tipo ácido nicotínico y Gemfibrozil. Se debe advertir si sufre de enfermedades hepáticas, diabetes, gota, úlceras, arritmias cardiacas en caso de tomar ácido nicotínico.

Alimentación sana
Según los especialistas una dieta rica en fibras como las verduras, cereales integrales, frutas, ensaladas, legumbres, algún fruto seco, muy pocas grasas animales y no abusar de los aceites, pueden reducir el colesterol en forma notable. Este tipo de dieta también se le conoce como dieta mediterránea, reconocida como las más saludables de todas las existentes porque previene las enfermedades cardiovasculares, coronarias, cáncer y diabetes.

Es muy importante que se restringa los alimentos procesados y las frituras por lo menos a un 10% de la ingesta habitual, porque son una fuente excesiva de calorías, grasas y tiene un escaso aporte de vitaminas y minerales.

Por ejemplo, el consumo de hamburguesas no sería alarmante siempre y cuando sea esporádico. También sigue estos consejos:

* Siempre lee las etiquetas sobre nutrición e ingredientes de todos los alimentos.

* Limita el consumo de bebidas alcohólicas.

* Toma agua en lugar de jugos o gaseosas con azúcar.

* Digiere lentamente, masticando bien los alimentos.

* Disminuye tu ingesta diaria total de calorías en 500 por día.

Hacer ejercicios
Otro factor importante que disminuye el colesterol en la sangre es la practica constante de ejercicios como nadar, correr, caminar, montar bicicleta, o jugar tenis. De acuerdo a innumerables estudios de investigación, hacer estos deportes implica un aumento del colesterol bueno «HDL», y a su vez podría rebajar los niveles de colesterol malo «LDL», así como los de triglicéridos. Por ejemplo, puedes seguir estas prácticas sencillas:

* Toma 30 minutos para caminar todas las mañanas.

* Usa las escaleras en lugar de preferir los ascensores.

* Mientras mires Tv. usa una bicicleta estática de ejercicio.

* Cuando vayas de compras estaciona tu auto al final del centro comercial, con el fin de que camines a pie hasta la entrada.

No al cigarrillo y al alcohol
El tabaco lesiona seriamente las arterias, aún más si la cifra de colesterol es elevada. Lo mejor es dejar fumar porque, sin duda, es un factor de riesgo no sólo para nuestro corazón sino también para los pulmones.

Bajar de peso
¡Mucho cuidado¡ La obesidad, el colesterol alto y los infartos van de la mano. Es necesario que si estás muy subida de peso te preocupes por reducir esa grasa corporal, por lo menos cuatro kilos en un mes. Ten en cuenta que una gran cantidad de obesos sufren de colesterol alto. Los ejercicios son una buena alternativa eficaz, de lo contrario, acude a un médico para que te aconseje la mejor forma de perder esos kilitos de más.

Visita al médico
Si has descubierto que tu colesterol está más elevado de lo nornal, es necesario que visites al doctor. Él podrá monitorear tu nivel de colesterol en la sangre bajo la prescripción adecuada de medicamentos y una rutina alimenticia que deberás seguir.

¿Tengo el colesterol alto?
Los estudios clínicos demuestran que la cifra de colesterol total considerada normal debe oscilar entre 140 a 200 miligramos por decilitro de sangre (mg/dl) o menos. En países como EEUU, por ejemplo, la dieta habitual norteamericana que es alta en grasas saturadas ha elevado su colesterol a un punto que los infartos son cosa de todos los días. Se sabe que el riesgo de un ataque cardíaco es más doble cuando el valor total del colesterol se aproxima a los 300 mg/dl.

Los doctores recomiendan que todos los adultos mayores de 20 años se midan su colesterol a través de un simple examen de sangre, al menos una vez por año. De este modo, se podrá iniciar un monitoreo de su colesterol y evitar complicaciones posteriores. El siguiente recuadro reúne las cifras que su organismo requiere:

Colesterol total aconsejable:
menos de 200 mg/dl.
HDL coleterol aconsejable:
Más de 40 mg/dl.
LDL colesterol aconsejable:
Menosde 130 mg/dl.
Triglicéridos aconsejables:
menos de 200 mg/dl.

¿Qués son los triglicéridos?

Cuando ingerimos alimentos grasos, nuestro organismo recibe triglicéridos, los cuales son almacenados en la células como reserva de energía para el cuerpo. El hígado también produce en forma natural este tipo de grasa, algunos de estos con convertidos en colesterol. Tanto los triglicéridos como el colesterol viajan por nuestras arterias recubiertas por las lipoproteínas. El peligro se presenta cuando los niveles de triglicéridos y el colesterol son muy altos porque obstruyen el paso de la sangre, lo que agrava el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria. Las grasas saturadas, las no saturadas y las mono saturadas son todas tipos de triglicéridos, por lo tanto se debe reducir su consumo.

Los mejores aliados anti-colesterol Los médicos gritan a toda voz que la mejor forma de reducir el colesterol es: «primero dieta, segundo dieta, y después más dieta». Esta alimentación como sabemos debe estar basada en verduras, cereales, legumbres, frutas, etc. Pero también existen suplementos dietéticos que pueden ayudar también a controlar los niveles de colesterol en la sangre, como los siguientes:

Lecitina de soya
Es un compuesto graso que se encuentra en el germen del grano de soja y que tiene por virtud emulsionar las grasas y compensar el exceso de colesterol, logrando reducirlo en un 5 ó un 10 %. La leticina de soya se comercializa como suplemento dietético en forma de granulado, siendo así la forma más habitual de presentación.

Germen de trigo
Es la parte más nutritiva del grano de trigo. Gracias a su alto contenido en vitamina E, el antioxidante más potente, y a sus fosfolípidos previene la acumulación de colesterol en las arterias, que forma la placa de ateroma. Puede tomarse en el desayuno junto con los cereales, espolvoreado en ensaladas, zumos, yogur, leche o en forma de perlas.

Fibras
Diversos estudios han indicado que los alimentos ricos en fibra contribuyen a reducir los niveles de colesterol entre un 10-20%. Se consumen a través de los cereales, frutas y verduras, especialmente en las legumbres (garbanzos,lentejas y guisantes) y en los cereales integrales (trigo, arroz integral, cebada, centeno y avena).

Inhibidores de la síntesis de colesterol
Existen ciertas sustancias que inhiben la actividad de la HMG-CoA-reductasa, una enzima clave para que el hígado pueda sintetizar el colesterol. Las podemos encontrar en forma natural en algunos alimentos como el ajo, la cebolla y el aceite de girasol, logrando reducir el colesterol en un 8-15%.

Estudios científicos han encontrado que las estatinas sintéticas también disminuyen las cifras plasmáticas de colesterol por medio de la inhibición de la síntesis de colesterol. También se dice que reduce las cifras de triglicéridos. Hay diferentes tipos de estatinas, que se encuentran comercializadas por diferentes casas farmacéuticas: lovastatina, pravastatina, fluvastatina y la simvastatina, considerado este último la reina de todas porque aumenta el colesterol bueno y baja el nivel del malo. También encontramos las altamente purificadas, la atorvastatina y la cerivastatina.

Complejos antioxidantes
Están formadas por las vitaminas A, C y E, así como por minerales y oligoelementos (selenio, zinc y cromo). Se recomienda tomarlos a través de los alimentos frescos, pero también pueden tomarse en compimidos como suplemento.

Plantas coleréticas y colagogas
Algunas plantas tienen una excelente acción colerética y colagoga sobre el hígado, que logra estimular la producción de ácidos biliares. Cuando se lleva una dieta rica en fibra captará los ácidos biliares y los eliminará con las heces. El secreto de este dúo reside en que entonces el hígado debe gastar más colesterol para formar más ácidos biliares. Estas plantas son: el boldo, la alcachofa, el cardo mariano, la cúrcuma, el diente de león, la fumaria, la lavanda, la menta y el romero.
Niacina (vitamina B3)
Es la vitamína que más ha sido estudiada con fines de reducir el colesterol. Incluso antes que aparezcan los fármacos anticolesterol, la niacina era el tratamiento médico más usado. Se ha comprobado que disminuye el colesterol malo (LDL) y aumenta el bueno (HDL). Para obtener sus beneficios debe tomarse en dosis mayores, por lo que te recomendamos tomarlo en forma de suplementos.

Mucílagos ácidos
Algunas pla