“Hasta ahora tenemos un salario mínimo inmoral e inhumano”

“Más que salario ético debe haber un salario justo”
La Nación, Jueves 9 de Agosto de 2007

“Lo único claro que revela esta discusión es que hasta ahora tenemos un sueldo mínimo que es inmoral e inhumano”, dijo el sindicalista.

SORAYA RODRÍGUEZ

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Arturo Martínez, dijo ayer que “más que hablar de un salario ético, lo que corresponde es exigir un salario justo”, ante el debate surgido luego del llamado del presidente de la Conferencia Episcopal, Alejandro Goic, por mayor equidad en la distribución de la riqueza.

“Lo único claro que revela esta discusión es que hasta ahora tenemos un salario mínimo inmoral e inhumano”, dijo el sindicalista que se consideró cercano a la propuesta de Goic, “e incluso a la de (Pablo) Longueira”, afirmó.

Por el contrario, Martínez rechazó categóricamente la propuesta del inversionista Sebastián Piñera, quien planteó un “ingreso mínimo ético familiar” complementado con una “asignación antipobreza”, de cargo estatal, entre otras cosas, porque significaría que los propios trabajadores se pagarían ese incremento.

Existe en esta discusión una fina distinción entre salario mínimo e ingreso mínimo. El primero corresponde al llamado “sueldo base”, concepto acuñado internacionalmente para enfrentar la pobreza y con el que se pretende cubrir necesidades básicas de una familia, y el segundo es la remuneración compuesta que se fija en Chile con la suma de sueldo base, asignaciones y bonos (familiar, movilización, etc.)

El ingreso mínimo se fijó como medida durante la dictadura, a partir del Plan Laboral de 1979, impulsado por José Piñera, hermano del ex candidato presidencial de la derecha. Antes existía el “sueldo vital”.

En los últimos cinco años de la dictadura el ingreso mínimo se mantuvo en 18 mil pesos. Con la recuperación de la democracia se realizó la primera negociación tripartita para subir ese monto y el 1 de mayo de 1990, se anunció que quedaría en 26 mil pesos.

En esa primera negociación entre la CUT (liderada por Manuel Bustos y Martínez como vicepresidente), el entonces ministro de Hacienda, Alejandro Foxley, y el de Trabajo, René Cortázar, se planteó la necesidad de fijar anualmente el ingreso mínimo sobre la base de un cálculo respecto del crecimiento, la productividad y un rango de equidad para mejorar el ítem.

En la negociación realizada este año, la CUT rechazó la propuesta del ministro Andrés Velasco que dejó el ingreso mínimo en 144 mil pesos, y la calificó como “ilegítima”.

“El salario mínimo propuesto para este año no tuvo discusión, se impuso sin acuerdo con los trabajadores y es totalmente ilegítimo”, sostuvo Martínez en la ocasión, agregando que era un “pésimo escenario, pero inevitable con la presencia de (Andrés) Velasco en el Gobierno”.

La idea de los sindicalista era negociar este año un ingreso mínimo que escalara, al menos, hasta los 180 mil pesos al término del Gobierno de Michelle Bachelet.

Ayer, en tanto, el ministro del Trabajo, Osvaldo Andrade, alertó que la distinción entre salario mínimo e ingreso mínimo no debiera existir y que ambos debieran ser iguales. LN

Copyright © 2005, Empresa Periodística La Nación S.A.

Anuncios