¡Familia feliz!

1 Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.

2 Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa;

3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.

4 Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos,sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Efesios 6: 1- 4

21 Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.

Colosenses 3:21

Cuando se forma una familia los integrantes buscan vivir juntos para protegerse, quererse y apoyarse mutuamente. Esta es la definición cultural que está detrás de la decisión de una pareja de vivir juntos.

Sin embargo muchas familias terminan viviendo un verdadero infierno, maltratándose mutuamente o en dónde los que tienen más poder usan la violencia para lograr que los demás hagan lo que a ellos les parece lo “correcto”(aunque esto no sea compartido por los otros).   Dice  Ximena Santa Cruz Bolívar

Cuando se forma un matrimonio, creo que nadie piensa o quiere ser infeliz, sin embargo por egoísmo, por desinterés la relación puede irse destruyendo. Lo ideal es recomponer la relación familiar e intentar vivir felices, pues son muchos los que sufren especialmente los hijos, sin embargo cuando hay permanente agresión física, psicológica, sexual o económica ¿qué sentido tiene mantener una seudo (falsa) familia asi?

Tendemos a pensar que una familia son los padres y los hijos, pero si vivimos con uno de ellos, o con los abuelos o con una tía o con quien nos entregue protección, amor puro y verdadero, esa es nuestra familia.

A los hijos de padres separados nos queda la esperanza de formar nuestras propias familias y de construir nuestra felicidad en el futuro.

Un abrazo de esperanza

Jobo Davi

Anuncios