Fuerte aumento de denuncias por cyber-bullying en menos de un año

unmundosinbulliyngImagen: noreste.net

Fuerte aumento de denuncias por cyber-bullying en menos de un año

Autoridades sostienen que el fenómeno comenzó el año pasado, pero que las agresiones pueden ser mucho más violentas que las realizadas cara a cara por compañeros de colegio. (Terra.cl)

9 de octubre de 2007

Por Rosa María Espinoza

SANTIAGO, octubre 9.- Los padres de Marcela, una estudiante de Cuarto Medio de Angol, hicieron la semana pasada un llamado público desesperado: “Mi hija se quiere suicidar porque la molestan por Internet”.

La joven no quería volver al colegio e hizo una denuncia ante la policía, para terminar con la pesadilla. Sus compañeros crearon un blog en la web a su nombre, subieron fotos y se burlaron de ella hasta el cansancio.

Se trata del cyber-bullying, un tema que preocupa al Ministerio de Educación, sobre todo por el aumento de este nuevo tipo de violencia, el que dicen se comenzó a mostrar recién desde el año pasado, pero que se ha extendido muy rápidamente y ya acapara al menos un 10% de las denuncias de maltrato estudiantil.

Las cifras son bajas aún, porque como reconocen, la gente recién comienza a denunciar estos hechos, que muchas veces quedan sólo para las víctimas.

Aunque es considerable que el año pasado hasta noviembre, mes en que murió Pamela Pizarro -menor iquiqueña de 13 que se suicidió por no poder soportar las burlas de sus compañeros-, las denuncias eran 34. Este año, han aumentado a 158 en lo que va del año.

“En términos de número no se registran frecuencias altas todavía, pero están apareciendo y el año pasado no existían. Es un tema nuevo, pero que se ha extendido rápidamente, por el uso intensivo que tienen los adolescentes de Internet.

Se comunican mucho por la red y se ha transformado en un lugar para reunirse, para comunicarse, pero también en algunos casos para establecer relaciones de agresiones o violencia”, explicó Alexis Ramírez, jefe de la oficina 600 del Mineduc, donde se reciben las denuncias por violencia en las
aulas.

Lo preocupante en estos temas, según Ramírez, es que, como la relación en Internet no se da cara a cara, “el margen de agresividad puede ser bastante grande, por lo tanto, una persona no sabe con quién se está relacionando y las
amenazas pueden ser bastante violentas en ese sentido”.

Aún cuando es un tema nuevo, se está abordando no sólo en el Ministerio de Educación, sino también en coordinación con el Sename, para poder tratar los casos que sean más graves o que efectivamente puedan tener una connotación de delito. También para tomar medidas de protección hacia los niños
involucrados.

Otro actor importante en estas investigaciones es la brigada del Cibercrimen de Investigaciones. “Cuando hay una denuncia y llega un correo con información nosotros lo ponemos a disposición de ellos”. Según Ramírez, el aumento en las cifras se entiende además porque el año pasado sólo se contaban las denuncias por Internet, pero ahora se sumaron las oficinas que atienden público directamente para poder denunciar. Y adicionalmente, con la publicación de casos en los medios, la gente está perdiendo el miedo y las víctimas se atreven a hablar.

“A medida que la gente tiene información es cuando reclama. Ahora el tema de maltrato en general es un tema que ha tenido siempre un nivel de consulta importante. Maltrato entre escolares, maltrato sicológico y físico, y se debe a que la gente cada vez tiene más conciencia de que eso no debiera
ocurrir, por lo tanto ocupan más los canales de comunicación o de reclamo para hacer ver sus problemas y pedir ayuda”, explica Ramírez.

El jefe de esta oficina de denuncias, dice que el ministerio analiza cada caso, para ver si hay derechos que estuvieran siendo vulnerados y se canalizan a través de los departamentos provinciales, para concretar una supervisión o una asesoría al establecimiento.

Luego se establece si la denuncia es verídica y si lo es, “se toman medidas en términos de poder corregir lo que haya ocurrido. Normalmente lo que ocurre, es que un equipo de supervisores evalúa la situación y presta apoyo al establecimiento”.

“Tenemos que tratar todos los casos. Una de las conductas más recurrentes es que las personas que se sienten víctimas guardan silencio por mucho tiempo y las autoridades de educación se enteran cuando han ocurrido cosas graves. El colegio se debe enterar rápidamente y lo peor es guardar silencio, porque finalmente estas personas son víctimas y terminan siendo excluidas del sistema escolar”.

Alexis Ramírez recomienda que las personas ocupen los mecanismos de reclamo, como en Internet en la página http://www.600mineduc.cl y a través de las oficinas presenciales que están a lo largo del país, además del número 600 600
2626.

Anuncios