¿De qué forma enfrentar una crisis de infidelidad?

Recomendaciones de especialistas 

En los problemas de esta naturaleza, siempre es más importante conocer las causas que las acciones en sí. Eso es lo que ayuda a entender el comportamiento infiel.

Para la sicóloga Sofía Guzmán, “cualquier tema en la pareja hay que hablarlo. La comunicación es la clave para resolver cualquier cosa. Por lo mismo, si hay un buen nivel de comunicación, dudo que se llegue a la infidelidad, porque la persona resolvería, antes de llegar a ser infiel, el o los temas que los están aquejando”.

Añade que, “cuando se llega a la infidelidad, hay que buscar las causas y no los culpables, como suele hacerse. Es decir,reflexionar sobre qué pasó en la pareja que se abrió un espacio para otra persona…Porque, ciertamente, cuando todo está bien, no hay espacio para ‘un otro’, hombre o mujer. Por eso hay que preguntarse qué le pasó a la relación”.

“La pareja es un sistema. Son dos que se interrelacionan. Hay que ver qué falló en ese sistema: ver qué le pasó a la compañera o al compañero, para ver si hay opciones de trabajar juntos en eso, en el caso de que se pueda. Si la infidelidad deja muchas heridas y la pareja no se puede rearmar, lo mejor es que se separen. Muchas veces, cuando optan por “dejar pasar el hecho”, sin conversarlo, se da el espacio para rencores permanentes”, agrega.

Confesión

“Es un ‘atenuante’ que alguien confiese una infidelidad, porque -por lo menostuvo el respeto y la sinceridad para decirle a la pareja lo que pasó o pasa con otra persona, y no la mantiene engañada. Pero igual va a doler; va a haber un quiebre y no se va a atenuar el dolor.

Podría atenuar el conflicto comunicacional que se podría dar después de la confesión”, explica la profesional.“Cuando tú descubres la infidelidad, es porque te estaban engañando. No hubo respeto, por lo que puede significar un dolor más grande; pero en ambos casos el quiebre se da por las mismas razones”.

“Las teorías neurosicológicas confirman que existe mayor cantidad de hombres que pueden mantener relaciones físicas (sexuales) sin involucrar un componente afctivo. Eso lo hace mucho más libre, más propenso a vincluarse con otra persona; por ende, sin tanta complicación. Para la mujer es distinto: químicamente, el cerebro funciona distinto, por lo que existe mayor compromiso emocional…”.

“El tema de la infidelidad de hombres y mujeres, más que nada, tiene que ver con algo cultural. Eso influye más que nada… a veces, todo se trata de represiones o de permisos sociales para el hombre. Nada se puede justificar por el componente neurosicológico; eso da un conetexto, pero nada más…”.

Reacciones

Para el sicólogo Juan Pablo Carnevali, “una infidelidad siempre significa una situación complicada para las parejas, pero hombres y mujeres tienen diferencias. Por ejemplo, ella suelen valorar mucho más la parte emocional, por lo que les cuesta disociar un encuentro sexual de la pareja sin que haya sentimientos.Además del componente físico, ella se siente herida en su amor”.

“El hombre cuya pareja le ha sido infiel siente que su orgullo masculino ha sido herido.

Muchas veces, lo ve como un ataque de género del cual cuesta mucho reponerse.

Después comienza a tomar el peso de las implicancias emocionales. Al principio reacciona desde la venganza, lo que es una actitud muy machista”, expresa el profesional.

“Lo ideal es que ambos conversen y vean cuál es el camino que quieren seguir. No siempre es recomendabe que lo intenten de nuevo, porque hay ocasiones en las que los sentimientos siguen heridos, a pesar de los esfuerzos que se hacen. Ambos deben ser honestos y actuar en consecuencia”, agrega.

Explica que, “si no hay hijos, quizás sea más fácil separarse. Muchas veces, las parejas aluden a sus hijos para seguir juntos, aunque la relación ya no sea buena. En la mayoría de los casos, una infidelidad desgasta el amor, sobre todo porque elimina un factor fundamental: la confianza. Si ésta no existe o ha sido quebrantada, la persona se vuelve más insegura”.

“Lo más recomendado es enfrentar la situación y no esperar que las cosas ‘se pasen solas’. Incluso, hay algunas personas que tienen sospechas o están convencidas de que la pareja le es infiel, y esperan a pillarlas o a que lo confiesen.

Eso es muy perjudicial: la clave está siempre en hablar con la verdad y el respeto que ese otro merece”, concluye el sicólogo Juan Pablo Carnevali.

Fuente lacuarta.cl

Anuncios