¿Te supone el Año Nuevo un reto?

Es Navidad, temporada de reuniones con compañeros de trabajo, amigos y familiares; regalos y derroche, que te lleva a pensar de qué forma vas a poder seguir tu dieta; cada momento del día te surge una oportunidad para “salirte de la dieta” que tanto te está costando hacer y te supone un reto el evitar no coger unos kilos de aquí a al fin de las festividades.

Si este es tu problema, aquí estamos para ayudarte, ¡Sigue estos consejos al pié de la letra y mantente en línea!

Come con moderación Dicen que “en la moderación está el gusto” y esto también lo podemos aplicar en estas fechas. El hecho de estar en navidad no significa que nos tengamos que atiborrar de dulces navideños, cava o champagne y el más amplio surtido de embutidos, patés y mariscos.

Evita platos hipercalóricos Selecciona carnes magras, pescados y gran cantidad de verduras como primeros y/o como guarnición. ¿Encuentras una gran diferencia entre comer unas chuletas de cordero o un delicioso bistec? ¿No? La diferencia está en que el bistec tiene unas 200 kcal menos por cada 100 gr que la chuleta de cerdo.

Sólo en Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes Si vamos a realizar un pequeño exceso dietético porque nos encontramos a dieta o no queremos perder la línea, lo ideal es que sólo lo hagamos en las fechas señaladas: Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes. El resto de los días deberemos de “guardar los turrones bajo llave”.

Mantén los buenos hábitos dietéticos que hayas ido formando a lo largo del año Si uno de tus hábitos es, por ejemplo, contar la cantidad de aceite que le pones a la ensalada; o retirar la capa de aceite que queda en la sopa de carne cuando está fría, no dejes de hacerlo; este tipo de hábito es difícil de adquirir pero muy fácil de perder.

Comenta a tu familia y amigos que vas a seguir haciendo dieta Quizá el que se te presente en una mesa todo lo que no puedes comer porque te lo impide tu dieta sea una idea muy tentadora. Una buena forma de controlarlo es que las personas con las que vas a compartir esta comida lo sepan, así no podrás “caer en la tentación”.

Equilibra las calorías a lo largo del día Eres de los que piensa que la Navidad es una vez al año y “que no hace daño”. Si esta es tu postura, te proponemos lo siguiente: haz durante todo el día comidas equilibradas pero correspondientes a una dieta baja en calorías, así compensarás la tremenda cantidad de calorías que vas a ingerir en la comida o cena propia de estas fechas.

¿Conoces los productos navideños Light? Actualmente podemos encontrar en tiendas especializadas este tipo de productos. La palabra Light o “bajo en calorías” suenan poco sugestivos, pero desde aquí os recomendamos que si estáis a dieta, probéis alguno de estos productos, puede que os sorprendan.

Frutas de temporada ¡una excelente opción! Frutas de temporada como la piña resultan muy poco calóricas y digestivas, como es el caso de la piña. Otra posibilidad muy interesante es hacer postres caseros con ella, como unas peras al vino, por ejemplo.

Alcohol de buena calidad Las recomendaciones para este tipo de bebidas son: 1 copa de vino para las mujeres, y 2 copas de vino para los hombres. Si no vamos a seguir estas recomendaciones, lo mejor es que optemos por bebidas alcohólicas de buena calidad u optar por bebidas como el cava o la cerveza sin alcohol, además de ser saludables tiene menos calorías.

Equilibrio comida-cena Una posibilidad es que no te guste comer o cenar muy copiosamente; por eso te proponemos que si la noche de Nochebuena te has dado un banquete, comas algo ligero y poco calórico el día de Navidad.

Haz una compra inteligente de Navidad Una circunstancia muy común es hacer una macro-compra de productos tremendamente calóricos para estas fechas. ¿Qué sucede? Que finalmente nos “regalamos” comida de Navidad todos los días durante más de 15 días. Intenta ser coherente con lo que compras, y tu bolsillo y tu peso te lo agradecerán.

M. Lagunilla