Cómo enfrentar una separación de pareja

No importa si viven juntos, si están casados o si tan sólo son novios: cuando una pareja decide separarse se produce un tiempo de dudas y temores que pueden volver traumática la experiencia.

Antes de la ruptura todo es más fácil. En medio de los desencuentros, el centro de atención suele estar en lo que falta, en observar lo negativo y las necesidades que no están cubiertas. Sin embargo, es usual que una vez consumada la ruptura surja la posibilidad de reconocer todo lo bueno que existía en la relación.

El tiempo llena de dudas. Esa nueva manera de ver las cosas suele ser la causa de las dudas que aparecen, de algunos reencuentros y hasta de la posibilidad de volver atrás. Pero si la decisión es irrevocable, es también la responsable de que el dolor por la pérdida se mantenga durante más tiempo.

Es habitual que los sentimientos no desaparezcan. Aun cuando haya pasado largo tiempo de la separación y uno ya haya formado otra pareja y tenga un nuevo hogar, incluso con hijos, nadie está libre de sentir (aunque sea por un instante) un sentimiento de posesión sobre el otro.

Por más que no interese volver a compartir la vida, es muy común que en algún momento se experimenten determinadas ambivalencias, propias de todo ser humano. Incluso se pueden manifestar con un deseo sexual que lleva a pactar encuentros furtivos, vividos con culpa.

Fuente saludydietas.com.ar

Imagen Superar una Ruptura

Anuncios