Sociedad Vril

Orígenes de la Sociedad Vril

A los pocos años del surgimiento de la Sociedad Thule, de esta surgieron varios grupos que se fueron escindiendo de la Sociedad Thule original. A partir de una de las divisiones de dicha sociedad surgió la Sociedad Vril, una sociedad secreta independiente surgida a causa de la variación ideológica de la Sociedad Thule, que se dirigía poco a poco hacía temas relacionados con temas políticos, nacionalistas y antisemitas.

Sin embargo, a pesar de la divergencia de ideologías entre las Sociedades Thule y Vril, estas mantuvieron el contacto entre ellas, organizando reuniones conjuntas de ambas sociedades, en las que se trataban temas ocultistas y esotéricos.

Creencias de la Sociedad Vril

La Sociedad Vril practicaba de vez en cuando sesiones espiritistas, y en ellas recibía mensajes de los espíritus. Después de mucho tiempo haciendo estas prácticas, empezaron a creer que dichos mensajes no eran enviados por entidades espirituales, sino por inteligencias extraterrestres, que conformaban civilizaciones muy avanzadas en lugares recónditos del Universo.

Los miembros de la Sociedad Vril pensaban que en algunos de los mensajes venían instrucciones para la creación de aeronaves espaciales con tecnologías innovadores que permitirían los viajes interestelares.

De hecho, sus miembros llegaron a desarrollar planos de estos prototipos de naves espaciales, incluso algunos expertos piensan que pudieron llegar a construir algún prototipo, aunque por la derrota de la Alemania Nazi en la guerra no les dio tiempo a extender la producción de este tipo de naves.

Actividades de la Sociedad Vril

Al contrario que la Sociedad Thule, la Sociedad Vril encaminó sus creencias ocultistas en la investigación de nuevas tecnologías que permitiesen al hombre alcanzar las estrellas. Para ello desarrollaron a partir de los mensajes obtenidos en las sesiones espiritistas las investigaciones encaminadas a lograr el descubrimiento de la tecnología de la propulsión por levitación, que usaba la generación de campos magnéticos para aprovechar las fuerzas de atracción y repulsión magnéticas para desplazar la nave.

A mediados de 1934 realizaron la construcción del primer prototipo de nave espacial del tipo platillo volador, el RFZ-1. Los responsables de su construcción fueron el profesor Shumann y un ingeniero de vuelo. A finales de ese mismo año perfeccionaron su nave, y crearon el prototipo de la segunda generación de naves experimentales, el RFZ-2. Los responsables de su construcción fueron el profesor Shumann y Victor Schauberger.

Con estos descubrimientos, algunas de las sociedades secretas de la Alemania Nazi comenzaron a usar los avances de las investigaciones de la Sociedad Vril y comenzaron a desarrollar sus propios prototipos de aeronaves espaciales.

La Sociedad Vril comenzó a desarrollar un nuevo tipo de nave espacial en 1942, la Vril-1. De esta se conservan actualmente los planos de diseño de la misma.

La tecnología de las naves espaciales impulsadas por las fuerzas de campos magnéticos ya estaba muy desarrollada, sin embargo, esto no permitía realizar viajes interestelares, pues las distancias en el espacio son muy grande, y se requieres de velocidades próximas a la luz o de agujeros en el espacio que permitan pasar de un lugar a otro muy distante en poco tiempo, actuando como si fueran atajos en el espacio.

Para ello, Adolf Hitler se reunió con miembros de la Sociedad Vril para tratar de buscar una solución a este inconveniente los días 3 y 4 de Enero de 1944. En estas reuniones, se comenzó a proyectar el envío de una nave espacial a través de un agujero negro de gusano, para permitirle a la nave viajar a altas velocidades y llegar a otros lugares del Universo en menos tiempo del que se preveía que se necesitaría para este tipo de viajes.

El fin de la Sociedad Vril

Al igual que otras sociedades secretas de la Alemania Nazi, la Sociedad Vril se disolvió de cara al público oficialmente tras el ascenso de Hitler al poder, aunque lo cierto es que lo que hizo realmente fue pasar a la clandestinidad, que fue la solución que tomaron algunas de estas sociedades secretas.

Fuente diariodejuanjo.wordpress.com

Imagen imperialgermans.com

Anuncios