Juan Fernández: La isla “Apocalíptica”

Daniel Defoe retrató en 1719, en la que fuera la primera novela inglesa, las aventuras de Robinson Crusoe en una remota isla tropical, dando luces sobre El Archipiélago de Juan Fernández y representando el espíritu del perfecto colonialista británico que considera una porción de tierra como propiedad privada, y, que incluso es capaz de esclavizar a Viernes, un indígena habitante primigenio de esta zona (que a veces vistió de mujer tentando el incorruptible carácter europeo del protagonista).

En 1935 las tres principales islas del archipiélago fueron declaradas Parque Nacional Archipiélago de Juan Fernández con una extensión de aproximadamente 9.967 hectáreas, y declarado en 1977 Reserva Mundial de la Biósfera por la Unesco gracias a su clima marítimo de grandes oscilaciones térmicas que contribuye al crecimiento de flora y fauna únicas en el mundo, destacándose especies tales como el Lobo de mar de dos pelos, el Blindado, ave rapaz diurna, el Picaflor Rojo, el Rayadito de Masafuera, ave en grave peligro de extinción, el Cangrejo Dorado, la jaiba corredora y la langosta de Juan Fernández, pieza fundamental en la actividad productiva de la isla.

Además de lo anterior, la isla fue afamada por los rumores de que contiene un tesoro consistente en doce anillos papales, la Llave del Muro de los Lamentos, una de las joyas más famosas de la historia, conocida como la Rosa de los Vientos, y que habría parte de los tesoros del Imperio Inca, incluyendo el collar de la mujer de Atahualpa, más 600 barriles de monedas de oro, por lo que el Intendente de Valparaíso de 2005, Luis Guastavino,  echó mano a toda la técnica del TR araña (a.k.a. Arturito), un robot georadar para captarlo, quedando finalmente todos los esfuerzos en nada.

Últimamente es conocida también como “La Isla Apocalíptica”, producto de un reportaje de The History Channel en donde el arqueólogo norteamericano Jim Turner, expuso el descubierto de un enorme monumento atribuido al imperio Maya, de 45 metros de altura, acompañado por un enorme jaguar agachado. El pertubador hallazgo hace una aún más perturbadora predicción: La fecha del fin del calendario Maya, que traducida al calendario gregoriano se fija en el 21 de diciembre de 2012.

Turner, afirma que la isla sería el único punto del mundo en que durante 2012 será posible apreciar el tránsito del planeta Venus por delante del Sol. Fenómeno que coincide con un día sagrado maya y que esta pronosticado para el 11 de noviembre de 2012. Y el culmine y apoteósico final, el 21 de diciembre de 2012, frente megalito maya y rodeado por un formidable anfiteatro montañoso, se verá un eclipse total de Sol signo inequívoco del final de los tiempos conocidos hasta ahora.

Sin duda estamos frente a un lugar místico o por lo menos extraño, en donde confluye el interés de diversas culturas, misterios y hechos extraordinarios, ligados tanto a lo maravilloso como a lo trágico encarnado por el Tsunami y el reciente y fatal accidente del Casa 212 de la Fuerza Aérea de Chile.

Fuente: veoverde.com