El peligro de la Clormezanona

725405_274

Médicos chilenos advierten sobre nueva adicción a relajante muscular

La clormezanona está siendo mal usada por sus efectos sedantes, especialmente por mujeres sobre 35 años. Puede provocar daño en riñón y funciones cerebrales.

POR ALEXIS DE PONSON M.

Su bajo costo, la facilidad para comprarla y su capacidad de relajar han convertido a la clormezanona en una alternativa seductora para evadir las tensiones diarias. Pero este medicamento, creado para el tratamiento de dolores musculares, se encuentra fuertemente cuestionado en países eu-ropeos desde 1996, por sus efectos adversos a la piel, a lo que ahora se suma su alto poder adictivo: el primer caso en Chile fue reportado el año 2005 y su frecuencia ha aumentado en los últimos años, al punto de alertar a los médicos.

Debido a que el fármaco genera una sensación de relajo, agrado y ánimo entre los pacientes, éstos se acostumbran a su consumo, llegando algunos a ingerir hasta 45 píldoras al día, es decir, 15 veces la dosis máxima sugerida por laboratorios y especialistas. “En nuestra experiencia, las mujeres, principalmente las mayores de 35 años, son más propensas a desarrollar una adicción a este fármaco”, explica Julio Pallavicini, psiquiatra y académico de la U. de Chile, quien expondrá sobre este tema durante el IV Seminario Internacional de Actualización en Adicciones, que se realizará el próximo 25 y 26 de marzo.

Según Marta Morales, farmacóloga de la Clínica Dávila, esta adicción se explicaría porque el uso prolongado del medicamento produce tolerancia, es decir, sus efectos positivos van desapareciendo y los pacientes necesitan ingerir cada vez dosis más grandes para alcanzar el bienestar que antes obtenían tomando una sola píldora.

Pallavicini afirma que muchos médicos, de otras especialidades, recetan este medicamento sin saber el peligro que su consumo supone para sus pacientes, lo que sumado a su bajo costo (alrededor de $ 1.500 la caja) aumenta el riesgo de que éstos se hagan adictos.

PROHIBIDO
A partir de 1996 diversos países, como Francia, Japón, Alemania y Portugal, decidieron retirar de sus mercados la clormezanona, porque podía provocar en algunas personas lesiones cutáneas graves e incluso la muerte (ver recuadro).

Sin embargo, en Chile sigue siendo vendido sólo con receta simple, por lo que se ha convertido en una alternativa para los adictos a las benzodiazepinas, cuya comercialización está regulada.

Además, un equipo de médicos del Hospital Clínico de la U. de Chile reportó que el uso de este medicamento puede producir en los pacientes un síndrome confusional agudo, que se caracteriza por la disminución de la memoria, desorientación y alucinaciones. Sin contar el daño que se produce en el riñón su ingesta excesiva.

Pero hay más. Según explica el psiquiatra Lister Rossel, de la Clínica Las Condes como relajante muscular la clormezanona actúa sobre los músculos involuntarios: “Lo que puede significar riesgo de muerte, pues puede afectar el funcionamiento de músculos del corazón y el sistema respiratorio”. Por eso, al igual que Pallavicini, cree que se debe vender con receta retenida.

Fuente latercera.com

Anuncios