México: Presidente Calderón exige en la ONU hacer frente al narco


Sin mencionar nombres, Calderón dijo que hay países que no han hecho suficiente por reducir el consumo de drogas en sus territorios

México y el narcotráfico

El saliente presidente mexicano, Felipe Calderón, urgió el miércoles a la ONU a liderar una evaluación de los “límites” de la actual guerra antidrogas y buscar nuevas alternativas para enfrentar al narcotráfico, que ha dejado decenas de miles de muertos en su país.

“Exijo a las Naciones Unidas que no solo participe, sino que encabece una discusión a la altura del siglo XXI, sin falsos prejuicios, y nos lleve a todos a encontrar soluciones con enfoques nuevos y eficaces”, dijo Calderón ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

En su último discurso antes de entregar el poder el 1 de diciembre, Calderón lamentó que no todos los países hayan asumido su responsabilidad ante el crimen organizado, “la mayor causa de crímenes violentos en el mundo”.

El “enfoque prohibicionista” produce enormes sumas de dinero en el mercado negro, que regresan a manos de los criminales, lo que “les permite crear redes poderosas y les da una capacidad de corrupción prácticamente ilimitada”, sostuvo Calderón.

La ONU “debe examinar con honestidad, con rigor académico y responsabilidad global, cuáles pueden ser esas alternativas, específicamente alternativas regulatorias y de mercado, que nos permitan saber si son realmente o no alternativas”, agregó.

“Eso no implica que debamos bajar la guardia, nosotros no lo haremos”, afirmó Calderón, que lideró una estrategia militar contra los cárteles de la droga, cuya violencia ha dejado más de 60.000 muertos durante su gobierno de seis años.

“Lo que sí significa es que los países debemos asumir las responsabilidades comunes que tenemos en el problema, de acuerdo al origen y las capacidades que cada quien tiene”, explicó el mandatario mexicano, quien fue calurosamente aplaudido al subir al podio del hemiciclo de la ONU.

Calderón ha sido una de las cabezas más visibles de la lucha frontal contra el narcotráfico, aunque últimamente, a poco tiempo de entregar la presidencia a Enrique Peña Nieto, ha abogado por alternativas a la guerra antidrogas, una exigencia creciente entre otros líderes latinoamericanos.

El discurso oficial del gobierno de Calderón ha sido hasta hace muy poco el de oponerse a la legalización de las drogas.

“Es hora de entrar en acción para detener esta ola de muerte que causa tanto sufrimiento” y que “ha convertido a América Latina y el Caribe en la región más violenta del mundo”, dijo Calderón.

Afirmó que los grandes consumidores de drogas, con Estados Unidos a la cabeza, no han reducido significativamente la demanda.

“Si los que consumen toneladas y toneladas de droga todos los días, no pueden, o no quieren, detener el flujo e drogas, al menos detengan el flujo exhorbitante de dinero”, que alimenta las redes criminales, pidió.

“Si esto no es posible, las autoridades de estos países tienen la obligación moral de explorar todas las alternativas para eliminar las estratosféricas ganancias de los criminales”, insistió.

Calderón aseguró que, cualquiera que sea el nuevo marco regulatorio para enfrentar las drogas, “todas las naciones y particularmente las economías emergentes estamos llamadas a implementar una política integral” contra el crimen organizado.

Esa política incluye el combatir a los grupos criminales para evitar que se asienten en territorios y creen nuevos “Estados”, fortalecer las agencias institucionales de seguridad y justicia y crear oportunidades para los jóvenes.

El presidente mexicano afirmó que su gobierno avanzó en esos objetivos, en un discurso en el que defendió su gestión.

“Con satisfacción puedo decir que hoy México es más fuerte, más justo y más próspero, así lo demuestran nuestros índices de desarrollo humano en educación, salud, vivienda y empleo”, afirmó.

Fuente: infolatam.com