¿Chile hundió un submarino peruano en Valparaíso?

sub

El Combate del Marga-Marga [1976-Viña del Mar]

“LIBRO SUMERGIDO”

El 6 de agosto de 1999 se promocionaba la venta en Chile el libro `Agosto 25′ de Manuel Contreras Valdebenito, hijo nada menos que del ex general y jefe de la polémica DINA.

En uno de sus capítulos menciona que en los 70, estando la escuadra chilena calentando calderas en Valparaíso para participar en la Operación Unitas con unidades de la Marina de Estados Unidos, se detectó de casualidad la presencia cercana de 2 submarinos.

Luego de verificar que dichas unidades no eran propias y que tampoco se trataba del USN GATO -el señuelo del ejercicio-, se ordenó atacar los objetivos.

Uno de los submarinos fue identificado como nuclear (aparentemente soviético) y el otro de tipo convencional. El primero huyó rápidamente hacia el oeste, mientras el segundo siguió rumbo norte paralelo a la costa, siendo atacado con cargas de profundidad. Se confirmó su hundimiento con toda la tripulación en un estero cercano a Viña del Mar.

Según el autor el submarino era peruano pero nunca las autoridades peruanas ni chilenas hablaron al respecto. En 1983 buzos de la armada chilena cubrieron los restos con una malla a fin evitar estos puedan causar daños a embarcaciones que transitan la zona. Finalmente el autor revela que la revista Jane’s, en su balance anual reportó: “BAP Rímac Lost” (perdido).

Aclaración: BAP Rimac no existe en el historial de la MGP, pero existe si la duda sobre la disponibilidad del numeral 47 del listado de MGP de ese entonces. Desde ese momento la duda quedo sembrada.

Y el segundo tomado desde los que vivieron la experiencia:

SEPTIEMBRE DEL AÑO 1976

Es septiembre de 1976 Ingresa a la bahía de Valparaíso, el mercante peruano “Abtao”; pegado bajo su quilla navega un Submarino peruano (clase Balao, de construcción estadounidense,2°Guerra Mundial, igual a los nuestros ).

El mercante ingresa al puerto y atraca al sitio 3,de los recintos portuarios. El submarino se posa en el fondo arenoso, al frente de la Universidad Santa María. El plan era, desembarcar en la noche comandos; fotografiar y filmar las instalaciones estratégicas de la Armada y el área de las petroleras en Las Salinas.

Otro submarino (supuestamente de origen soviético, se posó en el fondo arenoso al frente de Reñaca).El arribo al puerto fue ,a las 09,00 hrs.am.

El Perú era gobernado por el General Velasco Alvarado, gran aliado de Rusia, y Perú con gran armamento soviético ( aviones, tanques y misiles ).

Perú estaba a punto de cambiar de gobernante : asumiría el General Morales Bermúdez, reconocido antichileno y el cual preparaba un ataque a Chile con motivo del centenario del inicio de la Guerra del Pacífico, para reivindicar los territorios que le habían sido quitados por Chile en la guerra. La idea del Perú era, recuperar hasta Iquique.

A las 10,00 hrs, empiezan a zarpar desde el Molo de Abrigo las unidades de la Escuadra Nacional, compuesta por los Cruceros: Prat, O”Higgins, Latorre, los Destructores misileros Riveros y Williams,las Fragatas Misileras Condell y Lynch y los Destructores artilleros: Portales, Zenteno, Cochrane, Blanco Encalada el Destructor Escolta APD Orella, Petrolero Araucano y Remolcador de Alta mar Aldea.

Los submarinos O”Brien, Hyatt, Simpson y Thompson, navegaban desde Talcahuano para encontarse con la Escuadra a la altura de Chañaral,y dar inicio a la primera fase de la Operación Unitas con unidades de EE.UU.

El primero en salir de la rada fué el Destructor Riveros, cuyo sonar detectó al submarino posado al frente de la Santa María .Inmediatamente se informó a la Comandancia en Jefe de la Escuadra a cargo del Vicealmirante don Arturo Troncoso Daroch.

Verificado que los submarinos chilenos no se encontraban en el área, se solicitó autorización al C.J.A. Almirante José Merino Castro para atacar. La órden del Almirante no se hizo esperar: el Riveros sigue mar afuera patrullando junto al resto de las unidades y detectan al segundo submarino al frente de Reñaca.

El Williams se encarga de atacar al primero el cual huye, pero dado a la gran cantidad de bombas de profundidad (después se sumaron al ataque el Portales y el Zenteno),el submarino queda gravemente averiado en el fondo marino al frente del Instituto Oceanológico de la Universidad de Valparaíso, entre Reñaca y la playa de Cochoa.

Sus tripulantes quedaron al interior de él, y posteriormente fué tapado con una malla de acero, trabajo efectuado por los remolcadores Aldea y Yelcho. Hoy se puede leer en la carta de navegación del sector, que está prohibida la pesca y el fondeo de cualquier nave: dice textualmente : “zona de ejercicios navales “.

El otro submarino, huyó aparentemente averiado ya que se observaron restos aflorar a la superficie. La persecución y ataque de éste estuvo a cargo de los Destructores : Williams, Blanco y Cochrane. Por la velocidad que se observó en la huída de éste Submarino, se concluyó que podría haber sido nuclear.

La Armada desplegó Infantes de Marina con equipo de guerra, desde el Barón hasta Con Con, por toda la orilla de costa, previniendo desembarco de Comandos. Mientras la Escuadra siguió navegando hacia el Norte en formación de guerra, se dejó patrullando el área, desde El Barón hasta Con-Con al Destructor Escolta APD “Orella”, el cual día y noche lanzaba cargas de profundidad. Esto fué un espectáculo, para las miles de personas que observaban desde la costa, cerros y edificios en altura lo que estaba ocurriendo.

Jamás se entregó una información oficial; los diarios sólo suponían lo que ocurría. Después dijeron que eran ejercicios de rutina. Con el tiempo, tripulantes de los buques de la Escuadra ( ya jubilados ) han contado la verdad de éstos hechos que jamás se dieron a conocer a la opinión pública, por la gravedad que éstos tuvieron, en un tiempo que estuvimos a punto de ir a la guerra con Perú, y al año siguiente,1978,con Argentina. El asunto sigue siendo negado por ambos países.

Fuente: Chile Ready