El día en que las FFAA de EEUU plantearon atacar ciudades estadounidenses y fingir acciones terroristas

1855823

por F. Tordecilla

La Operación Northwoods fue presentada el 13 de marzo en 1962 al Presidente Kennedy para generar un ambiente proclive a una intervención militar en Cuba. El mandatario desechó el plan.

Había fracasado la invasión a Bahía Cochinos hace menos de un año y el gobierno de Fidel Castro, en Cuba, empezaba a consolidarse y a irradiar el modelo comunista al resto de América Latina. En este contexto, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos idearon uno de los planes más tristemente célebres: atacar algunas ciudades estadounidenses y fingir acciones terroristas.

Hoy se cumplen 53 años desde que el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de EEUU presentara la Operación Northwoods, la que pretendía convencer a la opinión pública de que el régimen de Castro era un peligro para la paz occidental a través de ataques al pueblo estadounidense.

El 17 de marzo de 1960, el presidente Eisenhower aprobó un programa de acciones clandestinas contra el régimen castrista. Más tarde, en 1962 durante el gobierno de Kennedy, el Pentágono presentó un proyecto llamado Operación Northwoods.

Este tenía como objetivo convencer a la opinión pública, nacional e internacional, de un ataque militar a la Cuba de Fidel Castro. La operación consistía en varios ataques terroristas que serían llevados a cabo por militares estadunidenses contra su misma población, pero serían manipulados para culpar a los cubanos.

Algunas de las propuestas previstas por los militares norteamericanos eran:

Atacar la base americana de Guantanamo. La operación se realizaría por mercenarios cubanos bajo uniforme de las fuerzas de Fidel Castro.

Hacer explotar un barco de guerra estadounidense en aguas territoriales cubanas (el buque estaría en realidad vacío y todo sería teleguiado. La explosión se vería desde La Habana para contar con testigos oculares).

Acoso de vuelos civiles, ataques a transportes de tierra y destrucción de aviones falsos americanos.

Aterrorizar a los exiliados cubanos residentes en los EE.UU con ataques a sus locales de Miami, en Florida y hasta en Washington (falsos agentes cubanos serían arrestados para disponer de confesiones).

Movilizar a las naciones limítrofes de Cuba para que acreditaran una amenaza de invasión (un falso avión cubano bombardearía de noche la República Dominicana y otros paises de la región).

Movilizar a la opinión pública internacional, para ello se había previsto la destrucción de un vuelo espacial tripulado por el famoso astronauta John Glenn, primer estadounidense en haber recorrido una órbita terrestre completa de la Tierra.

El entonces Presidente Kennedy a pesar de haber rechazado esta operación, no cambió la política de hostilidad de Washington al régimen de La Habana.

El documento fue calificado como secreto y recién en 1998 fue liberado por las autoridades estadounidense, dentro de otros archivos secrehtos de la Guerra Fría.

Fuente: latercera.com
Anuncios