La personalidad narcisista

Handsome man humor funny gesture in a mirror

El mito de narciso

La palabra narcisismo proviene del mito griego de Narciso, un bello joven lleno de orgullo y vanidad que despreciaba a todos los que le amaban.

Al verse reflejado en un estanque, se enamoró de su propio reflejo y acabó por consumirse en su deseo insatisfecho, muriendo de hambre porque fue incapaz de separarse de su imagen, que se desvanecía cada vez que intentaba alcanzarla.Tras morir se transformó en la flor que lleva su nombre, el narciso.

Aunque la palabra narcisismo se utiliza en el lenguaje coloquial para hablar de una persona vanidosa y egocéntrica, existe un trastorno de la personalidad que recibe el nombre de trastorno narcisista de la personalidad.

Las personas con este trastorno se creen superiores a los demás, muestran una gran falta de empatía y son hipersensibles a las críticas de los demás.

Características principales de la personalidad narcisista

Ante las críticas, reacciona con sentimientos de rabia, vergüenza o humillación, aunque a veces puede no expresarlos.

Estas personas se consideran especiales, mejores y más importantes que los demás y exageran sus logros y sus talentos. Además, el narcisista espera que los demás se den cuenta de su importancia y lo elogien y admiren.

Suele reclamar constantemente la atención y admiración de los demás

Pasa mucho tiempo hablando de sí mismo, de sus logros, habilidades, conexiones especiales, o posesiones y tiende a quejarse de los defectos de los demás.

Considera que tiene más derechos que los demás y que debe ser tratado de modo especial en todo momento y por parte de cualquier persona.

Su hipersensibilidad ante lo que puedan opinar los demás de él o ella, le lleva a estar muy pendiente tanto de los elogios como de las críticas. Al afectarle las críticas tremendamente, siente incertidumbre y necesita continuamente confirmar su superioridad buscando los elogios de los demás.

Cuando mira al futuro, se ve a sí mismo realizando fantasías grandiosas.

Su aspecto suele ser muy cuidado y dedica una atención continua a su ropa, su cabello y su apariencia general. Los pequeños defectos físicos hacen que reaccione de una manera exagerada.

Las relaciones del narcisista

En sus relaciones con los demás son explotadores, porque consideran que los demás están ahí para atender sus necesidades y no tienen ningún problema en aprovecharse de los demás para alcanzar sus objetivos.

No suelen tener relaciones estables y duraderas y son frecuentes las rupturas de pareja porque nadie es lo bastante bueno para ellos.

El narcisista busca a una persona especial y superior de alardear, pero se enfada si su pareja pasa a estar en primer plano.

Aunque la primera impresión puede se agradable, enseguida aparece su verdadera personalidad. Pueden ser groseros, esperan que los demás los traten del mejor modo posible, pero no hacen lo mismo con los demás, quieren que sus relaciones sean a su conveniencia y que todos se dobleguen ante sus deseos.

Muestra una gran falta de empatía e insensibilidad hacia los demás, de manera que no reconoce ni experimenta los sentimientos de los demás. Por ejemplo, un jefe esperaba que su empleada volviese a trabajar el mismo día en que tuvo un aborto.

Los demás suelen describir sus relaciones con el narcisista como de amor-odio, porque al mismo tiempo que se sienten explotados pueden sentirse atraídos por su encanto.

El narcisista en el trabajo

En el trabajo puede ser incansable, aunque su objetivo es el reconocimiento personal. No le gusta ser subordinado, sino tener el poder, que utiliza para explotar a los demás.

No es extraño que llegue al acoso sexual. Considera que está por encima de las leyes que existen para los demás.

El desarrollo del narcisismo

El desarrollo de este trastorno es complejo, y posiblemente intervienen causas tanto ambientales como genéticas. Por ejemplo, se considera que puede tratarse de personas con tendencia a la hipersensibilidad.

Las creencias de superioridad típicas de los narcisistas pueden desarrollarse a partir de dos ambientes muy diferentes. Por una parte, tenemos a los niños que han sido adulados constantemente por sus padres hasta hacerles creer que verdaderamente son especiales y con más derechos que los demás.

Por otra parte, el narcisismo puede surgir también de todo lo contrario: la crítica, la infravaloración, la exclusión y el rechazo. En este último caso se da un sentimiento de inferioridad, envidia, carácter fantasioso y un deseo de asociarse a personas que considera poderosas.

Estas ideas de inferioridad o superioridad hacen que esta persona se perciba como diferente y comience a darle a esa diferencia un sentido de gran importancia, considerándose especial.

El entorno en el que vive niega la posibilidad de que estas ideas se vengan abajo. Por ejemplo, los padres pueden negar o distorsionar cualquier crítica o evaluación negativa (o positiva, según el caso) procedente del exterior.

El narcisista puede tener también otros trastornos

Es muy improbable que el narcisista busque ayuda psicológica por su trastorno de personalidad, pero puede acudir a un psicólogo debido a otros problemas asociados, como puede ser la depresión, que puede surgir cuando sucede algo que deshincha sus sentimientos de superioridad, como los fracasos, las expectativas grandiosas no satisfechas, una ruptura de pareja o la idea que sus grandes sueños no van a hacerse realidad.

Otros trastornos por los que el narcisista puede buscar ayuda son la fobia social, la hipocondría o el abuso de sustancias. El miedo que siente a la evaluación negativa por parte de los demás, unido al deseo de llamar la atención y ser admirado, le lleva a temer a los demás, que tanto daño pueden hacer a su autoestima y esto puede, a su vez, dar lugar a la aparición de una fobia social.

En la hipocondría, ese intenso interés en sí mismo se dirige a su cuerpo, que es un modo socialmente más aceptable de dedicarse tiempo a uno mismo. Sus síntomas físicos le sirven de justificación para considerarse merecedor de una atención especial. La enfermedad proporciona también una justificación que explica por qué no ha llegado a ser todo lo que podría haber sido.

Fuente: motivacion.about.com

Imagen: medciencia.com

Anuncios