Apnea Obstructiva del Sueño: dormir bien ¡sí se puede!

portadahome

  1. Interrupción de la respiración varias veces durante la noche.
  2. Pausas notorias para quien duerme junto al afectado.
  3. Ronquidos frecuentes e intensos. Somnolencia diurna e irritabilidad.

Una enfermedad que cuando es bien controlada cambia la vida del paciente.

Despertar con dolor de cabeza, sentirse adormilado durante el día y dificultad para recordar las cosas. Estas son algunas de las manifestaciones que la Apnea Obstructiva del Sueño provoca en quienes la sufren. Pero no solo eso.

También repercute en la seguridad de los enfermos, haciéndolos siete a ocho veces más propensos a los accidentes de tránsito que la población general. Sin embargo, a juicio de la doctora Julia Santin, neuróloga del Centro del Sueño UC, lo más molesto es la somnolencia.

-Se produce porque cada una de las apneas genera una baja en la oxigenación de la sangre, lo que despierta al paciente. Esos despertares duran segundos y la persona no alcanza a recordarlos. Cuenta que durmió toda la noche -aparentemente de corrido-, pero amanece mal, con la sensación de no haber tenido un sueño restaurador.

Este síntoma es uno de los que más preocupa a los afectados, porque disminuye el rendimiento laboral. Cuando ellos se están quedando dormidos en el trabajo, la mayoría piensa que son flojos; pocos creen que se trata de una enfermedad.

El motivo

Todos los músculos del cuerpo se relajan durante el sueño, incluyendo los que ayudan a mantener las vías respiratorias abiertas y permiten que el aire fluya hacia los pulmones. Al dormir, estos músculos se distienden y su capacidad para contraerse disminuye.

Esto hace que predomine el efecto de succión que se produce al inspirar, lo que tiende a cerrar la vía aérea superior y, en algunos casos, a colapsarla. De esta forma, es posible que la respiración se detenga durante un tiempo. Cuando esta pausa se prolonga por más de 10 segundos se denomina apnea.

Gran parte de los roncadores padece esta enfermedad. ¿La razón? El ronquido es causado por el aire que trata de pasar a través de la vía respiratoria estrecha o bloqueada.

-Cuando se instala, se transforma en un problema crónico. Lo más típico es que haya una historia de ronquidos, desde varios años antes, que son escuchados por la pareja -dice la doctora Santin-. Pero también pasa que la persona se está quedando dormida, siente su propio ruido y se despierta. Cuando hay apneas de cierta gravedad el paciente puede despertar con sensación de ahogo.

La seriedad de las pausas en la respiración se mide según su frecuencia. Una persona que deja de respirar entre 5 y 10 veces por hora de sueño, tiene una apnea leve. Entre 15 y 30 es moderada. Sobre 30 se considera grave.

Síntomas y factores de riesgo

Hay tres signos característicos de la apnea: ronquido, interrupciones de la respiración durante la noche y somnolencia diurna. “Pero además hay otros como fallas de memoria, atención y concentración. Irritabilidad, dolor de cabeza al despertar, amanecer con la boca seca, reflujo gastroesofágico o levantarse muchas veces a orinar durante la noche”.

El 70 por ciento de las personas con esta patología tiene sobrepeso u obesidad. Otras condiciones que predisponen son: tener un cuello ancho, un maxilar inferior más corto que el superior (retronagtia), ciertas formas del paladar o la vía respiratoria que provocan que ésta se estreche o colapse, y una lengua grande que puede retraerse y bloquearla.

Cómo solucionarla

En general las apneas moderadas o graves se manejan con el uso de una máquina llamada Cpap nasal. Este aparato extrae aire del ambiente y lo inyecta con una presión positiva a través de la nariz. Eso contrarresta el efecto de succión y mantiene permeable el calibre de la vía respiratoria.

En los casos leves se usan dispositivos de avance mandibular. Solo cuando hay ciertas condiciones faciales -como el mentón muy hacia atrás- o cuando el paciente rechaza el uso del Cpap -porque no quiere usarlo o no ha tenido una buena respuesta- se considera como alternativa la cirugía bimaxilar.

Tratar la apnea es vital, pues también es una de las principales causas de hipertensión arterial (debido a la caída de la oxigenación de la sangre en los microdespertares). “Además, se asocia a mayor frecuencia de accidentes cerebrovasculares, infartos cardíacos y arritmias. Es un importantísimo factor de riesgo cardiovascular”.

Medidas generales para reducirla:

-Bajar de peso.

-Dormir de costado o con la cabecera elevada.

-Comer liviano y temprano.

-No consumir alcohol ni fumar en la noche.

-Evitar las benzodiacepinas y relajantes musculares.

-No acostarse demasiado cansado y controlar los trasnoches.

Polisomnograma: infalible contra la apnea

Está indicado para los casos de ronquidos y sospechas de apnea del sueño. Se practica en la noche, periodo en el cual el paciente debe dormir en el centro médico que realiza el estudio. Ahí es monitoreado de forma continua por expertos y equipos de última generación. Este examen aporta información valiosa, entre la que destaca:

• Cuantificación de ronquidos y si están asociados o no a apneas.

• Número de apneas por hora de sueño para calificar la gravedad.

• Actividad eléctrica cerebral (electroencefalograma). Se define el tiempo dormido, el grado de fragmentación del sueño y sus distintas etapas (superficial y profundo).

• Oxigenación de la sangre.

• Detección de arritmias cardíacas.

• Movimientos de las piernas, que contribuyen a tener un sueño más ligero.

Colaboración: Dra. Julia Santin, Centro del Sueño UC

Centro Médico UC San Jorge: Nevería 4444, piso 7. Las Condes.

Horas médicas: 2267 67000

Por Desirée Ibarra
Fuente: redsalud.uc.cl
Anuncios