Realmente desaparece un niño cada 90 segundos en EE.UU.

150405041255_uk_children_poverty_624x351_getty

Un canal de TV de Washington lanzó campaña de concientización al respecto.

Cuando hay informes en los medios sobre un niño que se pierde es fácil pensar lo peor, pero a veces la realidad no es tan alarmante.

Esto es lo que ocurre con una estadística ampliamente utilizada sobre los niños que desaparecen en Estados Unidos. La historia no es realmente lo que parece.

Un canal de televisión en Washington D.C. recientemente lanzó una campaña de concientización utilizando el hashtag #every90seconds (#cada90segundos), argumentando que, en promedio, en ese país un niño se pierde cada minuto y medio.

Es una cifra que ha sido extensamente citada en los medios estadounidenses en años recientes, a menudo por razones bien intencionadas, como en este caso.

Suena preocupante, porque podríamos asumir razonablemente que la cifra se refiere a secuestros, o niños que están en peligro real.

Cuando hay informes en los medios sobre un niño que se pierde es fácil pensar lo peor, pero a veces la realidad no es tan alarmante.

Esto es lo que ocurre con una estadística ampliamente utilizada sobre los niños que desaparecen en Estados Unidos. La historia no es realmente lo que parece.

Un canal de televisión en Washington D.C. recientemente lanzó una campaña de concientización utilizando el hashtag #every90seconds (#cada90segundos), argumentando que, en promedio, en ese país un niño se pierde cada minuto y medio.

Es una cifra que ha sido extensamente citada en los medios estadounidenses en años recientes, a menudo por razones bien intencionadas, como en este caso.

Suena preocupante, porque podríamos asumir razonablemente que la cifra se refiere a secuestros, o niños que están en peligro real.

Sólo un pequeño porcentaje de los reportes de desaparecidos son casos de niños secuestrados por extraños.

Hay muchas razones por las que desaparece un menor: quizás se escaparon de su casa, o no regresan a tiempo a su hogar.

Y aunque estos hechos son preocupantes, son muy diferentes a los casos en los que un niño es secuestrado por un extraño en la calle.

“El número de niños que en realidad son secuestrados por extraños es bastante pequeño”, dice Finkelhor.

Sólo 115 de los 797.500 niños fueron sujetos a lo que Finkelhor y sus coautores definen como secuestro “esterotípico”, es decir, fueron raptados por un extraño y retenidos durante la noche, quizás permanentemente, o llevados a al menos 80 km de distancia.

De hecho, casi la mitad de los niños registrados en el estudio eran lo que los autores llaman “desaparecidos benignos”.

Esto significa que sus padres o guardianes pensaban que habían desaparecido, pero pronto regresaron a sus hogares.

Así que muchos de los niños que se reportó como desaparecidos en realidad no lo estaban.

Muchos de los menores que se reportan como desaparecidos, vuelven poco después a sus hogares.

Además, hay evidencia que sugiere que el problema ha disminuido en los 13 años que han pasado desde que el estudio de Finkelhor fue publicado.

Aunque por supuesto, para los afectados, sigue habiendo motivos de sufrimiento.

En 2014, el FBI recibió unos 600.000 informes de personas desaparecidas, la mayoría de las cuales tenían menos de 18 años.

Pero esta cifra ha estado disminuyendo desde 1997, cuando se recibieron casi un millón de reportes de personas desaparecidas.

Más seguro

Finkelhor afirma que la tecnología ha hecho que la vida sea más segura para los niños.

“El mayor cambio ha sido la adquisición de teléfonos celulares, que permite a los padres estar en contacto con sus hijos”, dice el autor.

“Así que, por ejemplo, es probable que los episodios de “desapariciones benignas” han disminuido mucho debido a que los padres pueden llamar y encontrar a sus hijos, o saber lo que está ocurriendo”, agrega.

Los crímenes contra los niños se han reducido en Estados Unidos.

Actualmente Finkelhor estaba llevando a cabo una investigación para actualizar su estudio, que se espera esté lista a fines de año.

Pero por ahora lo único que afirma es que los números de niños que se pierden reflejan una disminución bien documentada en los niveles generales de actividad criminal en Estados Unidos.

“En Estados Unidos el crimen se ha reducido extremadamente. Los delitos contra los niños han bajado, los asaltos sexuales han bajado, los homicidios han bajado”.

“Así que es muy probable que algunos de estos episodios (de niños desaparecidos) que están motivados por intención criminal también hayan bajado”.

Fuente: t13.cl