CÓMO LOGRAR QUE LOS NIÑOS MEDITEN

1439937270_0042_830x364

por: Bess O’Connor

Cada vez más niños muestran signos elevados de estrés, inquietud y ansiedad desde una corta edad. Nosotros sabemos que la meditación es una gran herramienta para encontrar paz y equilibrio en medio de nuestras agitadas vidas: es por eso que disfrutamos meditar. ¿Qué podemos hacer para que a nuestros hijos también les guste la meditación?

Beneficios para los niños

La revista Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (JAACAP) y los CDC (sigla en inglés de Centros de Control de Enfermedades) han publicado investigaciones que calculan que se diagnosticó trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) a dos millones más de niños en los Estados Unidos entre 2003 y 2012, y que un millón más tomaban medicamentos para controlarlo. Lo más preocupante es que la mayoría de esos diagnósticos se hicieron en niños menores de seis años.

Un estudio llevado a cabo en la Unidad de Investigación sobre Terapias del Royal Hospital for Women en Sydney, Australia, mostró que hubo mejoría significativa en los síntomas del TDAH en niños a quienes se enseñaba a meditar. Sus periodos de atención fueron más prolongados, mientras que su hiperactividad disminuyó.

Otros efectos alentadores enumerados fueron:

  • Mejoría en la relación con sus padres.
  • Aumento de la autoestima.
  • En cincuenta por ciento de los niños que tomaban medicamentos fue posible reducir la dosis o eliminarla por completo, y aun así siguieron mejorando a través de la práctica continua de la meditación.

Presentar a nuestros hijos estas técnicas antiguas pero muy prácticas podría ayudarles a lograr un mejor manejo del estrés y crecer teniendo una vida más sana. Entonces, ¿cómo conseguimos que a nuestros hijos les entusiasme la idea de meditar? He aquí algunos consejos y técnicas de meditación que me han funcionado con mis hijos de tres, cinco y seis años.

Conviértete en el Cambio

Los niños tienden a copiar el comportamiento de sus padres. Así, adentrarlos en el camino de la meditación puede ser tan sencillo como darles el ejemplo. Si tus hijos observan que tú meditas, se establece una atmósfera que ellos pueden aprender. En las mañanas, cuando estoy sentada meditando, mis hijos se despiertan y vienen a sentarse en silencio conmigo (ya sea en mi regazo o cerca), y realmente disfrutan comenzar su día en silencio.

 Practica el Silencio

Programa un día, o incluso sólo medio día, dedicado al silencio. Aunque se trate de sólo algunas horas, será una verdadera dicha para ti y una gran lección para tus pequeños.

Puedes plantearlo como un juego: “Vamos a ver quién puede ser el más callado.” Ellos deben verlo como algo divertido.  Luego, cuando rompas el silencio, inventa un juego o canción sobre romper el silencio con palabras amorosas, amables y llenas de buenas intenciones.

Comienza Poco a Poco y de Manera Sencilla

Muchos expertos recomiendan un minuto de meditación por año de edad, comenzando a partir de los ocho. Si han diagnosticado TDAH a nuestros hijos antes de los seis años, quizá debamos comenzar antes.

La manera de hacerlo dependerá de la naturaleza y la edad de tu hijo, y tendrás que descubrirla mediante prueba y error. Mi hija, que apenas acaba de cumplir tres años, por lo general permanece más tiempo meditando que sus hermanos mayores.

Pranayama (Ejercicios de Respiración)

La respiración está relacionada con el prana (la energía de la fuerza vital) y oxigena todas las células de nuestro cuerpo. El pranayama ha sido una de las herramientas más importantes para el bienestar de mis hijos, así como para mi propia salud mental.

Les ayuda cuando están a punto de ponerse a llorar o cuando están demasiado emocionados como para expresarse con claridad. Sólo tengo que decirles: “Vamos a respirar”, y ellos ya saben exactamente qué hacer.

Éstas son algunas de las técnicas de respiración favoritas de mis hijos:

  • Ujjayi (Respiración victoriosa): Intenta practicar el “sonido del océano profundo” en la parte posterior de la garganta mientras respiras profundamente moviendo el abdomen. En verdad los tranquiliza y asienta su energía. Aprende la versión adulta de Ujjayi.
  • Nadi Shodhana (Respiración relajante): Se dice que equilibra los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro, lo que lleva a un mejor desarrollo cognitivo. Comencé a enseñarles una versión sencilla, tapándose una fosa nasa mientras inhalaban y exhalaban por la otra, y luego cambiando de lado. (Cuando mi hija cumplió cuatro años, ya era capaz de hacer una versión avanzada).
  • Kapalabhati (Respiración de fuego): A los niños les divierte ver el movimiento de su propio abdomen cuando lo contraen al tiempo que expulsan el aire por la boca.  Aprende la versión adulta de Kapalabhati.

Yoga

No hay nada como hacer yoga en familia. Los saludos al sol son una forma divertida y por lo general fácil de practicar yoga juntos. Se dice que estas 12 posturas mantienen los canales de energía del cuerpo abiertos y fluyendo adecuadamente, previniendo así múltiples enfermedades.

El yoga es meditación en movimiento; hay que enfocarse en la práctica misma, la respiración y las posturas. Asegúrate de que tus niños respiren de manera uniforme a lo largo de toda la práctica.

Visualizaciones

Ésta es una gran rutina para antes de dormirse. Yoga Nidra es una práctica antigua que lleva la conciencia a distintas partes del cuerpo mientras uno está acostado y en quietud.

Me gusta dar suaves pellizquitos a mis hijos y decirles que se trata de un mágico polvo dorado de hadas que cae sobre distintas zonas de su cuerpo.

Esto es excelente para trabajar la conciencia corporal, además de brindar a sus mentes algo en qué enfocarse. Es muy relajante y de gran ayuda para tener lindos sueños.

Cantar Mantras Juntos

A los niños les encanta cantar. Hacerlo mejora el enfoque y la concentración, además de tener efectos poderosos en el desarrollo cerebral. He aquí algunas de mis recomendaciones de mantras y algunos consejos para aprovechar la experiencia al máximo:

  • El Gayatri mantra tiene 24 sílabas, cada una de ellas conectada a una parte del cerebro distinta. Se ha utilizado para mejorar la inteligencia y la intuición. También es una hermosa canción y un muy buen ejercicio para la memoria.
  • OM es el sonido del universo y de la inteligencia divina, y ciertamente los niños pueden conectarse con eso. Permite a tus pequeños jugar con el tono y el volumen de sus OM e ir a su propio ritmo. El sonido podría ir desde un singular y armonioso coro hasta el ruido de los diferentes animales de la selva.
  • Entonación de los chakras: Cuelga un diagrama o ilustración de los chakras (los siete principales centros de energía del cuerpo). Señala el chakra y haz que tus niños se imaginen el color correspondiente en esa zona de su cuerpo. Haz que canten el mantra asociado con ese chakra. También pueden hacer sonidos similares sólo con vocales, como: ooo, ouu, aaa, aii, eii, iii.

Después de entonar los mantras, diles que mantengan los ojos cerrados un rato y noten cómo se sienten. Ésta es una poderosa herramienta de meditación que puede ayudar a los niños a tomar conciencia de los efectos de utilizar mantras.

Masaje

Además de los incontables beneficios para la salud que brinda, un masaje constituye una de las más maravillosas maneras de lograr que a tus hijos les ENCANTE la meditación.

No sólo fomenta la conciencia corporal, sino que crea un espacio de amorosa y profunda conexión entre tu hijo y tú. Pídeles que te digan en qué zonas se siente bien el masaje (muy probablemente serán los pies, las manos, la cabeza y el rostro, como a la mayoría de nosotros). Te recomiendo utilizar un aceite orgánico de coco.

Sé CreativaAquí tienes otras formas creativas de incorporar la meditación a la vida de tus hijos:

  • Prepara el espacio para meditar. Reúne una piedra (tierra) que haya recogido alguno de tus hijos en el campo, llena un vaso con agua, prende una vela (fuego) y utiliza algo como una pluma para representar el elemento aire. Coloca estos objetos en el centro de una habitación. A los niños en verdad les gusta esto y de alguna manera saben que así se está creando un espacio sagrado. Siéntense en círculo alrededor de los elementos y comiencen la meditación.
  • Haz que observen una vela encendida durante un lapso de tiempo, lo que puede ser una práctica de meditación para el enfoque y la disciplina (el fuego es lo bastante interesante como para captar la atención de los niños).
  • Jueguen a ver qué tan lento y conscientemente pueden caminar de un lado a otro de una habitación con un libro que hayas puesto sobre su cabeza.

Lo principal de todo esto es no obligar a tus hijos a meditar, sino despertar su curiosidad y acostumbrarlos a hacerlo. Haz de la meditación una experiencia positiva y divertida durante su infancia, de manera que sea más probable que continúen practicándola al crecer.

Fuente: choprameditacion.com