9 sensaciones que pueden tener las personas depresivas

La depresión no se muestra de la misma manera en todas las personas. Sin embargo, hay ciertos sentimientos comunes que experimentan las personas que padecen esta enfermedad.

Antes de ver estas 9 sensaciones que pueden tener las personas depresivas, me gustaría que vieras el testimonio de una persona que tuvo depresión y ha publicado un vídeo contándonos su vivencia con esta enfermedad.

Este tipo de testimonios son muy valiosos para que las personas entiendan lo compleja que es esta enfermedad y lo difícil que es ayudar a una persona con depresión:

Yo tuve depresión

Subido por DalasReview

Ahora sí, vamos con estas 9 sensaciones que suelen tener las personas que sufren depresión.

1) Nada parece real.

A menudo, las personas que están luchando contra la depresión hablan de su vida como si estuvieran viviendo en una especie de sueño (o pesadilla).

Las cosas adquieren un significado diferente, o mejor dicho, todo carece de sentido. Las personas depresivas hablan de una especie de sonambulismo que les permite interactuar con otras personas pero de una manera irreal.

Muchas personas usan analogías como “estar atrapados bajo el agua o en un pozo” para explicar la sensación de distancia del resto del mundo.

2) A veces, no sienten nada en absoluto.

Las personas que están luchando contra la depresión a menudo hablan de una completa falta de emoción y sentimiento.

Esta apatía emocional les impide saber cómo responder a las cosas que suceden cada día. No tienen energía, empatía o la motivación para sentirse feliz con los amigos.

3) Pueden sentirse como un extraño que está viviendo sus propias vidas.

Se sienten como espectadores de sus propias vidas.

“Fue como ver un programa de televisión de mi vida. No me gustaban los episodios, pero me sentía incapaz de cambiarlos. Era como si un productor tomara las decisiones, no yo.”

4) Sienten que su futuro es inconcebible.

No son capaces de imaginar su futuro.

“Mi papá me estaba hablando acerca de las opciones de la universidad y yo sólo me puse a pensar: ‘¿La universidad? ¿Es eso posible?”.

“Mi amigo me sugirió que como yo estaba un poco mejor, tal vez podríamos tomar un café la próxima semana. Dije que no. No porque no me gustara el café, o no quisiera estar con mi amigo. Fue sólo porque no podía ni imaginarme cómo sería mi tarde… mucho menos la próxima semana”.

5) Sólo de vez en cuando, tienen momentos felices.

Las personas que luchan con la depresión tienen a veces minutos, horas o días en que las cosas parecen ir mejor y pueden ver un atisbo de lo que se siente al no estar deprimidos.

“De vez en cuando las nubes se despejaban, y era como si estuviera vivo otra vez. Nunca duraba mucho tiempo. Al principio me deprimía otra vez rápidamente porque sabía que esos momentos eran pasajeros, pero después de un tiempo me intentaba agarrar a esos momentos de respiro para intentar salir del pozo”.

6) Se sienten culpables si se siente bien.

Hay una idea errónea de que si alguien está deprimido, nunca se sentirá bien y nunca sonreirá. Esto puede confundir a los enfermos y puede que se sientan culpables durante los períodos de respiro:

“Me di de baja laboral por depresión. Un día estaba caminando por el parque disfrutando del sol y el canto de los pájaros. Me sentí como un haragán total, pensé en mis colegas de la oficina asumiendo mi carga de trabajo. El día anterior yo no había salido de mi cama pero durante ese paseo me sentí bien… y me sentí culpable por sentirme bien”.

7) A veces ponen buena cara y todo el mundo piensa que están bien.

Puede ser muy fácil engañar a todo el mundo si quieres:

“Antes de salir de casa, compruebo que tengo mi billetera, las llaves y mi sonrisa falsa. Si tengo esas tres cosas, ya puedo salir”.

“Después de un tiempo, aprendes a actuar como una persona normal. Esto significa que tus días son una mentira y al final resulta agotador”.

8) Valoran cuando alguien les intenta animar, pero no saben cómo agradecérselo.

Cuando estamos luchando contra la depresión, a veces necesitamos al amigo que ve más allá de la máscara feliz. Pero no sabemos cómo decirles “gracias” o reconocer el hecho de que los necesitamos. Incluso podemos ignorarlos. Pero eso no quiere decir que no estemos agradecidos.

9) La depresión afecta a sus amistades profundamente… para bien y para mal.

La depresión es una enfermedad difícil de enfrentar. Muchas personas que la sufren perderán amigos en el camino. Sin embargo, a veces nos encontramos con una amistad que durará toda la vida:

“Es difícil ser amigo de alguien que está deprimido. Lo entiendo. La mayoría de mis amigos de clase se alejaron de mí”.

“Antes de que yo estuviera deprimido tenía muchos amigos. Después, solo quedó un verdadero amigo. Pero un amigo verdadero vale más que mil amigos que te abandonan cuando las cosas se ponen difíciles”.

Espero que esto te ayude a entender esta enfermedad difícil.

Las citas son de personas que actualmente están sufriendo o se han recuperado de una depresión y que han compartido sus experiencias con la Dra. Pooky Knightsmith. Todas las personas citadas han dado su permiso para que sus palabras sean compartidas de forma anónima.

Fuente:http: recursosdeautoayuda.com

Anuncios