¿se puede cambiar de carácter?

Es frecuente que, para justificar determinados comportamientos, oigamos o que nosotros mismos usemos expresiones como “son cosas de su personalidad”, “él es así”, “con la edad que tiene ya no puede cambiar” o “es que yo soy así”.

¿Todo esto es cierto o más bien son posturas cómodas para ahorrarse el esfuerzo de cambiar? ¿Podemos cambiar cuando somos pesimistas o perezosos o melancólicos o poco amantes de relacionarnos con el otro o muy confiados? ¿Es posible que, en una pareja en la que hay conflictos, ambos podamos modificar nuestros caracteres?

Temperamento y carácter

Es difícil definir por qué somos así o de otra manera. Es decir, por qué somos envidiosos o tolerantes o caprichosos o coléricos o paranoides o dependientes u obsesivos, por poner sólo algunos ejemplos.

La persona es el resultado de una confluencia de fuerzas y de circunstancias: desde la carga genética a la relación con las figuras más influyentes, los padres, pasando por la ciudad en donde hemos vivido, la cultura que respiramos e incluso los profesores que tuvimos, así como los amigos, la familia y un largo etcétera de situaciones que han ido configurando cómo somos.

A esa parte genética, que es como la herencia de la personalidad, pero que todavía no se sabe identificar, la llamamos temperamento.

El resto de los factores culturales, relaciones, psicológicos etc., son los responsables del carácter.

En definitiva, somos el resultado de nuestro temperamento y de nuestro carácter.

El temperamento es inamovible, pero el carácter sí es posible su modificación.

Éste último es como la señal de identidad y la manifestación externa de cada uno de nosotros, sabiendo que todo este proceso no se produce de forma pasiva, sino que cada persona elabora de diferentes maneras una misma realidad o vivencia.

Esto explicaría la forma diferente de ser y comportarse de dos hermanos gemelos monocigóticos, que con la misma carga genética y vivencias psicológicas y sociales parecidas (misma familia, mismos profesores, mismos amigos, etc.), tienen comportamientos diferentes.

El carácter, pues, representa la originalidad de cada uno de nosotros; el carácter es lo que hace que yo sea diferente e irrepetible.

Como decía un psiquiatra, “el carácter es lo que hacemos cuando nadie nos está mirando”.

La personalidad pues es una organización dinámica que define el comportamiento y el pensar de cada individuo, por tanto es un proceso que se puede ir modificando a lo largo de la vida de cada individuo, sobre todo porque tiene una característica adaptativa, con lo que la persona va intentando mantener una sensación de bienestar.

Cada uno de nosotros tiene un concepto de sí mismo que refleja la imagen que tenemos de nosotros mismos.

La personalidad, pues, es el resultado de la naturaleza (genes) y del aprendizaje (experiencia).

Personalidad y enfermedad mental

Las enfermedades psiquiátricas las podemos considerar como ese juego de muñecas rusas, en las que una está contenida dentro de la otra hasta llegar a la más pequeña; el espectro de la enfermedad mental tiene, también, como diferentes estadios, que, de menos a más grave, podemos clasificar como: nivel normal (rasgos de personalidad), nivel anormal (trastorno de la personalidad) y trastorno propiamente dicho (enfermedad).

A diferencia de las matriuskas rusas, puede existir un nivel sin que existan los otros.

Es decir, no es condición indispensable que se den los tres para configurar una estructura patológica, aunque es muy frecuente que estén ensambladas.

La personalidad de cada individuo se va configurando a lo largo de su biografía; y cómo éste va asumiendo las diferentes experiencias, tanto internas como externas, como las positivas o negativas.

Esto constituiría su carácter, al que habría que sumar el temperamento, que es la parte más constitucional de cada sujeto.

Se produce el trastorno de personalidad cuando ese desarrollo da lugar a conductas molestas para el propio individuo y los demás, se inicia en la adolescencia, se aparta de las expectativas de la cultura circundante y, además, es un patrón permanente e inflexible de comportamiento (DSM-IV).

Tipos de carácter

A lo largo de la historia de la psicología se han descrito diversos tipos de caracteres, centrándose en la constitución física o en la forma de manifestarse con respecto a los demás o en la vivencia que tiene el sujeto de sí mismo.

Aquí vamos a describir los rasgos más frecuentes en las personas que conviven con nosotros.

Una advertencia: el ser de una forma o de otra, en principio, no supone ninguna patología, es decir, no es una enfermedad; eso sí, se convierte en algo anormal cuando los rasgos son muy pronunciados y hacen sufrir al propio sujeto o a los que le rodean.

También, hay que recordar que no existe un tipo de carácter puro, sino más bien somos una mezcla de diversos rasgos, con predomino de alguna característica en particular. He aquí una somera descripción:

# 1.- EL NERVIOSO. Es una persona que cambia continuamente de intereses y de ocupación. Es inestable y su voluntad es muy débil. Generalmente es cariñoso y sociable. Es extrovertido.

# 2.- EL SENTIMENTAL. Es tímido e inseguro, pero muy reflexivo y generalmente busca el aislamiento y la soledad y tiene problemas para adaptarse a cosas nuevas.

# 3.- EL COLÉRICO. Se caracteriza por sus arrebatos. Se deja llevar por la primera impresión y es poco constante. Abandona las actividades cuando sospecha algún peligro (real o fantaseado).

# 4.- EL APASIONADO. Es una persona muy dedicado a su trabajo. Le gusta el estudio y vive siempre ocupado.

# 5.- EL SANGUÍNEO. Es muy cerebral y da la sensación de una persona fría. Es trabajador y curioso y se adapta bien a cualquier ambiente.

# 6.- EL FLEMÁTICO. Es reposado y tranquilo y también muy ordenado. No le gusta el trabajo en equipo. Además, es dócil y metódico.

# 7.- EL AMORFO. Es perezoso. Es despilfarrador, impuntual y carece de entusiasmo. Aunque es sociable y extrovertido, suele aplazar las tareas y es muy desordenado.

# 8.- EL APÁTICO. Es depresivo y pasivo y tiene poca iniciativa. Es perezoso y poco interesado en las actividades cotidianas.

Lo que nos impide cambiar

Solamente los ‘dioses’ son inmutables, pues tienen la plenitud.

Por el contrario, el ser humano es esencialmente cambio y en él es donde encuentra el camino del progreso; sobre todo el cambio más estructural nos lleva a “crecer psicológicamente” y a posibilitar el desarrollo completo de todas las facultades.

Es cierto que todo cambio supone posibilidad de éxito, pero también está impregnado de la sombra de fracaso; la decisión pues se columpia entre ser o no ser, pero siempre es una ventana abierta a la esperanza, a las posibilidades de pasar de un “menos” a un “más”.

No obstante, ante la encrucijada del cambio personal, el ser humano puede quedarse atrapado y estático, sumido en la indecisión, por muy diversas razones. He aquí las más frecuentes:

# 1.- POR MIEDO A LO NUEVO

“Es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”, solemos decir, en un intento por explicar nuestra decisión de no cambiar de empleo, de pareja o de vivienda. Pero lo que subyace en esta situación es el temor “al caos” que se puede producir con el giro hacia un lado o hacia otro. A veces, pensamos que aunque estemos mal lo contrario puede ser peor. Pero esto es falso. Con frecuencia, lo bueno surge como contrapunto de una situación conflictiva.

# 2.- POR AUTOSUFICIENCIA

“No dar el brazo a torcer” es sinónimo de mantener un criterio o una idea contra viento y marea, como una forma de mantener una supuesta autoridad. Es como si cambiar fuera sinónimo de debilidad e inseguridad, cuando la realidad puede ser muy diferente: “cambiar es de sabios”, por contra, la rigidez y la arrogancia es patrimonio de los más débiles.

# 3.- POR SEGURIDAD DE LO CONOCIDO

Es como si todo lo nuevo fuera negativo; se cree que lo imprevisto, lo espontáneo es fuente de sufrimiento (una prueba médica, un viaje sin planificar, etc.) y por eso se busca la paz y tranquilidad de lo conocido, pero no es así. También lo nuevo (modificar nuestra conducta, ser más participativos, etc.) puede ser provechoso para el sujeto, aunque momentáneamente rompa el equilibrio personal, familiar o social. Esta última posibilidad puede ser trampolín para seguir creciendo psicológicamente.

# 4.- POR DIMITIR DE LA PROPIA RESPONSABILIDAD

En este caso, se pone la solución en ‘ algo superior’. Que vaya a cambiar mi manera de ser dependerá entonces de lo que me diga el tarot, los ‘poderes mágicos’, la ciencia o el mismo Dios. Si creemos que la solución a nuestros problemas nos lloverá de ‘arriba’, nunca pondremos los medios para cambiar y sentirnos más sanos, más felices. Esta idea de que “la salvación nos viene de fuera” solamente nos llevará al inmovilismo y a no poner los medios para posibilitar el cambio. Es lo que le ocurre al enfermo incurable o no, que se abandona a la suerte de la curandera, a su fe en Dios o a las posibles investigaciones científicas futuras, sin poner los medios reales, “aquí y ahora”, que tiene en su mano para mitigar su dolor e intentar curarse. No podemos ser tan ingenuos como para pensar que la felicidad pueda depender de un “golpe de suerte” o de fuerzas extraterrestres.

# 5.- POR UN GRAN SENTIMIENTO DE  POCA VALÍA

Es la situación inversa a la anterior. La persona lo verbaliza así: “Yo no valgo”, “No puedo cambiar”, etc. Aquí el miedo al cambio está sostenido en las propias inseguridades y en las vivencias descalificadoras de la persona. Sin embargo, lo cierto es que siempre podemos corregir nuestra conducta altanera, nuestra autosuficiencia o nuestra tendencia a la perfección.

Pasos para el cambio

Considero que toda persona, sobre todo en la infancia y juventud, tiene capacidad para ir modificando su actitud ante la vida e ir cambiando los aspectos de su personalidad que le provocan más rechazo o malestar.

# 1.- TENER UN CLARO DESEO DE CAMBIAR 

El primer paso es que el sujeto tome conciencia de su deficiencia y tenga un decidido y claro deseo de cambiar. Debe constatar que su forma de ser (dependiente, introvertido, celoso, etc.) es una fuente de sufrimiento para sí mismo y para los demás. Ésta es la premisa imprescindible para que se produzca el cambio.
# 2.- DARSE TIEMPO PARA EL CAMBIO
Los cambios no se pueden producir de la mañana a la noche (aquí podemos recordar el dicho: “vísteme despacio que tengo prisa”; un exceso de ansiedad por cambiar nos puede bloquear y también sorprender a nuestros familiares y amigos). Las prisas por modificar nuestra conducta pueden provocar un freno en nuestro deseo de cambio.
# 3.- PEDIR AYUDA PROFESIONAL SI ES NECESARIO
En tercer lugar, se debe pedir ayuda psicológica si comprobamos que no podemos cambiar por nosotros solos, sobre todo cuando los rasgos de nuestra personalidad son tan pronunciados que se convierten en un trastorno psíquico propiamente dicho. En este caso, la petición de ayuda no significa deficiencia, sino más bien el asumir que no tenemos fuerzas necesarias para conseguir el cambio propuesto.
# 4.- NO SER COPIA DE NADIE

Y en cuarto, y último lugar, el cambio no debe ser para parecerse a fulanito o menganito, sino para desarrollar al máximo las posibilidades que cada uno tiene. “Siempre es mejor ser un mal original, que una buena copia”, como le suele gustar explicar a un viejo amigo mío.

ALEJANDRO ROCAMORA BONILLA
Psiquiatra y catedrático de Psicopatología

Fuente: cuidatusaludemocional.com

Anuncios