Carrera al súper-humano: logran implantar sentidos extrasensoriales en ratas de laboratorio

Uno de los más emblemáticos experimentos modernos de laboratorio, el de ratas intentando resolver un laberinto bajo diferentes circunstancias, ha dado un salto significativo: las facultades cognitivas de los roedores fueron amplificadas con el injerto de neuroprótesis cerebrales, que proporcionan señales geomagnéticas.

Se trata de un experimento desarrollado por investigadores de la Universidad de Tokio, que demostró cómo un grupo de ratas ciegas logra emplear este sentido artificialmente proporcionado para resolver laberintos de todo tipo.

El éxito de la experiencia abre las puertas a la posibilidad de que seres humanos con dificultades visuales puedan aprovechar esta nueva tecnología; incluso las personas sin dificultades podrían ser ayudadas por el nuevo implante para aumentar sus percepciones sensoriales.

“Imagino que los seres humanos podrán expandir sus sentidos a través de sensores artificiales para ondas geomagnéticas, ultravioleta, ondas de radio o ultrasónicas, etc.”,  asegura Yoju Ikegaya, a la cabeza del experimento.

La pregunta que subyace es inevitable: ¿será posible que, próximamente, la tecnología permita al humano percibir toda la gama de energía que naturalmente no puede ver ni escuchar?

La prótesis empleada en el caso de las ratas está compuesta por un compás geomagnético, similar al chip que se encuentra en muchos dispositivos móviles, conectado al córtex visual del cerebro a través de pequeños electrodos.

La estimulación del cerebro permite a las ratas componer un mapa mental de sus alrededores sin necesidad de señales visuales.

Tras sesenta días de pruebas, las ratas ciegas ya podían resolver el laberinto tan rápidamente como las ratas con visión normal.

Fuente: tuhistory.com

Anuncios