Cómo cambiar tu vida en 21 días

como_empezar_a_cambiar_tu_vida

Yo también quiero cambiar determinados aspectos de mi vida y sé que para tener éxito debo seguir un elaborado plan que me permita ir consiguiendo pequeños objetivos cada día.

21 días es el tiempo establecido por los investigadores para dar tiempo a que un hábito se fije en tu cerebro. Antes de enseñarte este plan de 21 días, vamos a ver un vídeo motivacional para abrir el apetito.

21 días para cambiar tu vida

En este plan voy a comenzar por lo que creo que es más importante para que una persona se encuentre bien físicamente para más tarde continuar con días dedicados a alimentar la mente.

Día 1: A partir de este día, encuentra una hora en tu día a día para realizar algún tipo de actividad física.

Necesito cambiar mi vida

En este detallado plan de los 21 días vas a tener que reservar determinados huecos en tu agenda diaria. ¿Tienes tiempo? El día tiene 24 horas para todo el mundo. Si las aprovechas bien puedes llegar a todo, solo tienes que saber administrar tus prioridades.

¿Quieres realmente cambiar tu vida? Pues quizás debas quitar tiempo a ver la televisión para otorgárselo a realizar ejercicio. Recuerda: administra tus prioridades.

Truco: para que estés más motivada/o en hacer ejercicio puedes hacerte un listado de tus 20 canciones favoritas, o escuchar un podcast, un audiolibro o simplemente la radio. Yo me extraigo en mp3 el audio de conferencias que veo en Youtube y las escucho mientras doy un paseo.

Día 2: A partir de este día, duerme las horas que necesites para que tu cuerpo y mente estén descansados.

a los 40

Para unos serán suficientes seis horas de sueño, sin embargo otros quizás necesiten nueve horas. Cada cuerpo es un mundo así que no podemos establecer de manera general un mínimo de horas necesarias de descanso nocturno.

Truco: para que no te dé pereza irte a la cama puedes escuchar algún programa de radio que te guste mientras te entra el sueño (o simplemente escuchar tu música favorita… que sea relajante).

Día 3: A partir de este día, acuéstate y levántate siempre a la misma hora.

Perdonad que insista en este tema del dormir pero es fundamental para que una persona se sienta bien y con energía durante el día. Tener unos horarios regulares de descanso nocturno facilitan el sueño.

Día 4: A partir de este día, aliméntate de forma saludable.

Elimina absolutamente toda la bollería y la comida basura de tu vida. Come abundantes frutas, verduras y pescado. Los frutos secos también aportan muchos nutrientes.

En la medida de lo posible consume productos ecológicos y de temporada.

También evita el consumo de alcohol. Hay demasiadas personas que confían en el alcohol como medio de relajación o de escapismo, y si bien beber una copa de vino tinto tiene efectos beneficiosos para la salud, es mejor evitar este tipo de bebidas.

Trata de no beber nada de alcohol, aunque solo sea durante 3 semanas, y comprueba si te sientes mejor.

Día 5: A partir de este día, come cuatro piezas de fruta al día.

Las puedes repartir de la siguiente manera: una para almorzar, otra para después de comer, otra para merendar y otra para después de cenar.

Elije frutas que estén de temporada porque serán más naturales (no me quiero ni imaginar de dónde habrá salido un melocotón en invierno).

Día 6: A partir de este día, lee mínimo 30 minutos diarios.

Empezamos con la sección de días dedicados a cultivar tu mente. Recuerda que tienes que establecer prioridades en tu vida para que te dé tiempo a llegar a todo.

Puedes separar esta lectura de 30 minutos en dos períodos de 15 minutos cada uno.

Es importante que elijas un libro que te guste.

Los libros son a menudo una gran fuente de inspiración y nuevas ideas. Muchas veces pueden tener un gran impacto en ti.

Particularmente me encantan las autobiografías de presidentes. Son personas que han alcanzado las más altas cimas de poder y sus vidas son una gran fuente de inspiración y una guía para el camino hacia el éxito.

Día 7: A partir de este día, realiza alguna actividad que te guste verdaderamente.

a los 50

Tienes que reservar un tiempo para hacer aquello que te gusta. Permite desconectar tu mente de posibles problemas cotidianos y es un aliciente en tu vida diaria. Si esa actividad está orientada a proporcionar algún tipo de valor a otras personas, es mucho mejor; pero si realmente disfrutas viendo tu programa de televisión favorito, adelante.

Día 8: A partir de este día, haz una lista de ingresos y gastos.

Pon en una lista de cuánto te gastas en conceptos como hipoteca, luz, teléfono… Comprueba si está gastando más de lo que ingresas. Si tu saldo es negativo tendrás que reajustar tus gastos.

Día 9: A partir de este día, vas a sonreír de manera habitual.

Sonreír libera endorfinas, las hormonas de la felicidad que mejoran el estado de ánimo.

Una buena manera de provocar la aparición de la sonrisa es buscar el humor en todo aquello que te rodea (personas y situaciones). También puedes ver películas de humor o vídeos de Youtube que te hagan reír.

Día 10: A partir de este día, vas dedicar 5 minutos a pensar en cómo te ha ido el día.

Esto lógicamente lo puedes hacer cuando ya estés en la cama. Es como un examen de conciencia. Puedes repasar aquellas cosas en las que puedes mejorar y regodéate con aquellas cosas que te han salido bien o has disfrutado.

Día 11: A partir de este día, le vas a dedicar a la persona que amas un piropo, una frase de cariño, una muestra de amor, unas breves líneas que demuestren todo lo positivo que sientes hacia esa persona.

El amor y las buenas relaciones sociales hay que cuidarlas permanentemente.

Día 12: A partir de este día vas a realizar un acto altruista a una persona desconocida.

Ayudar a los demás es una fuente asegurada de felicidad. Si no encuentras una situación en la que puedas ayudar a alguien, lanza un halago a la panadera, al cartero,… a quien sea. Alaba su labor.

Día 13: A partir de este día vas a dejar de criticar a otras personas a menos que ellas estén delante.

Pero no solo eso. También te vas a retirar de conversaciones en las que se esté criticando a otra persona. Es algo muy terapéutico.

Nuestros hábitos y nuestro estado de ánimo contagiará a los demás. Somos seres que tienden a modelar (imitar) la conducta de los demás. Si los demás se dan cuenta de que tú nunca criticas, quizás tomen ejemplo de ti.

Si estamos en un grupo de personas que se dedican a construir en vez de a destruir, inevitablemente nos sentimos más felices y orgullosos de nosotros mismos. Así que presta más atención en cómo hablas de los demás cuando ellos no están presentes.

Día 14: A partir del día de hoy vas a ser más consciente de la forma en que respiras.

De esta manera aprenderás a relajarte cuando comiences a estresarte ya que en situaciones de ansiedad y estrés la respiración se acelera. En esos momentos te darás cuenta de que estás empezando a respirar de forma incorrecta y sustituirás ese tipo de respiración por este manera de respirar mucho más poderosa:

Día 15: A partir de hoy vas a escribir en un pos-it algo que te gustaría hacer el día siguiente.

Es como un capricho, un regalito para ti, algo que te mantenga ilusionado en el día de mañana(nunca mejor dicho). Que sea algo simple, no un deseo complejo de llevar a cabo.

Día 16: A partir de hoy vas a formar parte de un grupo o comunidad con la que te identifiques.

Ya comentamos en este artículo que el sentimiento de pertenencia a un grupo mejora la autoestima. Puedes ser miembro de un club de fútbol, apuntarte como voluntario a alguna clase de actividad parroquial, escolar u ONG, actividad deportiva…

Día 17: A partir de hoy vas dar gracias antes de levantarte por todas las cosas buenas que tienes (o te están pasando).

Antes de levantarte céntrate en lo positivo, no en los problemas que tienes que afrontar durante el día. Tomarte cinco minutos cada mañana para fomentar el valor de la gratitud en ti puede marcar un antes y un después en tu vida.

Día 18: A partir de hoy vas empezar a escribir un diario.

Es suficiente con que escribas más de tres o cuatro líneas por día. Se trata de sintetizar tu día en unas pocas líneas para que tomes conciencia de si estás yendo por el camino adecuado. También es una tarea que resulta muy terapéutica.

Día 19: A partir de hoy vas dejar de usar el ascensor.

Subir escaleras es una excelente forma de hacer un pequeño ejercicio extra que segregue algo de endorfinas en nuestro cerebro.

Día 20: A partir de hoy vas a cuidar tu aspecto físico e higiene personal.

Seguramente es algo que ya tenías en cuenta pero nunca está de más el sentirnos un poco más guapos/as cada día que pasa. Si te tienes que comprar alguna prenda o ir a la peluquería, ¡hazlo!

Día 21: A partir de este día vas a empezar a cuidar de un animalito.

Cómprate una mascota. Si se trata de un perro o un gato es mejor que lo adoptes. Hay miles de estos animales abandonados en protectoras esperando a alguien que les lleve a su casa y les dé cariño.

Si no te quieres comprometer con una empresa tan grande puedes comprarte un acuario, unas tortugas…

El cuidar a un animalito de estos puede hacerte sentir mejor.

Y hasta aquí estos 21 días para empezar a cambiar tu vida. Quizás no seas constante con todo lo que te he propuesto en este artículo pero te aseguro que si realizas algunas de las cosas que he escrito, tu vida cambiará notablemente a mejor.

Fuente: recursosdeautoayuda.com