Ir a la universidad podría no valer la pena según Wall Street

goldman-sachs-thinks-college-might-not-be-worth-it_u7we

Según Goldman Sachs ya no vale la pena invertir en ir a la universidad

¿Por qué es importante?

Porque dados los costos exorbitantes, una educación universitaria debería ser garantía de algo bueno.


En resumen

Dependiendo de la elección de universidad y carrera, una educación universitaria podría no valer el costo, de acuerdo con la firma de servicios financieros Goldman Sachs.


La historia

Es difícil aceptarlo pero los estudiantes perezosos que sienten que la universidad es una pérdida de tiempo podrían estar más cerca de la verdad de lo que creen.

El problema, de acuerdo con el gigante de los servicios financieros Goldman Sachs, es que ir a la universidad cuesta una fortuna. En 2010 le tomó al estudiante promedio de universidades norteamericanas ocho años pagar sus préstamos educativos.

Los estudiantes que se gradúen en 2015 se desharán de sus deudas hasta que tengan 31 años. Y, de acuerdo con las predicciones, los graduados del 2050 tendrán que esperar hasta los 37.

Por una inversión tan grande, los estudiantes esperan contar con una carrera garantizada, pero la verdad es que, a menos que asistan a las universidades más prestigiosas, no deberían esperar trabajos de primer nivel.

Goldman advierte que los estudiantes que asisten a las universidades que se encuentran en el 25% inferior en las mediciones tienen probabilidades de encontrar trabajos en los que ganen menos que quienes no asistieron a la universidad.

Ouch.

Por supuesto, algunas escuelas y títulos valen más que otros. Una universidad prestigiosa puede aumentar los prospectos laborales de los estudiantes, sobre todo si obtienen títulos en negocios, salud o el sector de las tecnologías.

Goldman afirma que “quienes estudian carreras mal remuneradas como artes, educación o psicología, tienen un mayor riesgo de no recuperar su inversión. Para ellos, la universidad podría no valer el costo”.

Hay que decir también que asistir a la universidad no sólo se trata del trabajo que podamos conseguir al concluir.

Goldman admite que hay experiencias de vida invaluables, además de relaciones que se obtienen en la universidad. Aún así, con un costo promedio de 43 mil dólares por año en las universidades privadas de EEUU, el precio de la iluminación parece demasiado elevado.

Además de la deuda, muchos empleadores se quejan de que los graduados no poseen las habilidades que buscan. De acuerdo con una encuesta de Gallup de 2014 las calificaciones y el conocimiento tienen más importancia que la reputación de una escuela, o incluso que la carrera elegida.

Ningún empleador quiere tener que lidiar con trabajadores incompetentes. Mientras las universidades mediocres no se responsabilicen por sus estudiantes, los empleadores más exigentes no tendrán alternativas.

En lugar de buscar entre un creciente número de graduados, Goldman Sachs predice que Facebook, Google y otras empresas líderes optarán por voltear el sistema y simplemente crear sus propios programas para enseñar a los estudiantes las habilidades que requieren para ser contratados.

Fuente: latam.askmen.com