¿Cuántas calorías puedes perder al día si tomas suficiente agua?

foto_0000001020160331230701

Todo el tiempo escuchamos que es importante beber agua natural diariamente para cuidar nuestra salud y perder kilos, pero ¿realmente nos ayuda a bajar de peso?

Si sufres para llegar al gimnasio en las mañanas y estás cansada de reemplazar carbohidratos con zanahorias en tu dieta, te interesará saber que han descubierto una forma más sencilla de controlar tu peso.

Para aquellos que quieran consumir menos calorías o reducir la cantidad de azúcar que consumen, beber un poco más de agua podría ser suficiente, de acuerdo con nuevas investigaciones.

Beber entre uno y tres vasos extras de agua por día puede reducir tu consumo total de alimentos en hasta 205 calorías, según un reporte del profesor de kinesiología y salud de la University of Illinois, Ruopeng An.

Agregar esta cantidad de agua a tu consumo diario también puede reducir los niveles de sodio en hasta 235 gramos, reducir tu ingesta de azúcares en hasta 18 gramos y el colesterol es entre 7 y 21 gramos.

En el estudio, que incluyó a más de 18,300 adultos norteamericanos, los participantes registraron todo lo que comieron y bebieron en un periodo de dos días. En promedio, los participantes consumieron 4.2 vasos de agua natural cada día.

Encontraron que los participantes consumieron 8.6 calorías menos con cada incremento de 1% en la cantidad de agua que bebieron.

Los efectos fueron similares para todos, sin importar el peso corporal, aunque An encontró que la relación entre el agua y la reducción en el consumo de alimentos fue más estrecha en los hombres jóvenes y adultos de mediana edad.

“Este descubrimiento indica que podría ser suficiente diseñar campañas e intervenciones para promover el consumo de agua natural en lugar de bebidas con calorías”, dijo An.

En términos no académicos, los descubrimientos podrían fomentar la creación de campañas que motiven a la gente a consumir más agua. Si esto además nos ayuda a controlar nuestro peso, creo que deberíamos poner atención.

Fuente: Nueva Mujer