Cuatro razones por las que las mujeres de hoy no quieren ser mamás

happy-woman-1209728_1280

La familia y la crianza de los hijos perdieron terreno frente a las realizaciones personales, amorosas y profesionales.

No tienen instinto maternal
Algunas mujeres definitivamente no están diseñadas para ser mamás. Aunque en momentos determinados les gusta compartir con los niños de sus amigas o familiares cercanos, llega un punto en el que se aburren de verlos correr, saltar y llorar, razón por la cual se convencen de que no quieren eso para sus vidas. Su empatía con los niños no es muy favorable así que prefieren descartar la idea.
No cambian por nada su independencia
Tener un hijo implica modificar muchos patrones de conducta que difícilmente ellas quieren alterar. Su libertad es una de las cosas que las hace mantener vivas, así que contemplar adquirir responsabilidades no está en su manual de vida. Un hijo sería una violación a la regla, por lo que su decisión de traerlos al mundo es certera e inmodificable.
Sus planes de vida son en pareja
Existen mujeres que han adquirido compromisos donde no es negociable su decisión de no tener hijos, por lo que se dedican a trabajar y a velar porque su relación en pareja sea armónica y de dedicación mutua. Saben que un hijo sería un acompañante maravilloso de vida, sin embargo, todo lo quieren hacer con sus compañeros de vida, viajar, conocer, experimentar una vida que puede ser solo de dos.
Su profesión es lo más importante
Mujeres independientes y profesionales son la moda por estos tiempos, así que trabajar es su prioridad, ganar dinero para darse lujos, y para crecer intelectual y personalmente, así que contemplar la opción de tener un hijo ni siquiera está en su lista de tareas. No arriesgarían su estabilidad laboral por adquirir una responsabilidad mayor como la de la crianza de un niño.