San Cipriano: De brujo a santo

454930dz

 

SAN CIPRIANO y su relación con Lucifer

SAN CIPRIANO

La voz de la cabra tenía un timbre parecido al balido de la oveja, y la del dragón era ronca y gruesa como el mugido de un toro. Quede sobrecogido con todo lo que presenciaba, pero al contemplar la actitud humilde de aquellos animales, saque fuerzas de la flaqueza y les dije.

Nada deseo ahora; pero si quiero me digáis como os he de llamar cuando necesite de vosotros, y que clase de servicios podéis prestarme, la cabra tomando la palabra me dijo.

Yo me llamo Barbatos y este es Pruslas estamos bajo la jurisdicción de Satanachia, nuestro jefe, que es ayudante del gran príncipe del mundo, nos ha mandado a tu lado para obedecerte en todo, siempre que lo que nos mandes sea conforme al pacto hecho con nuestro soberano señor. Constantemente nos tendrás a tu lado y bastara que nombres a uno, para que nos pongamos los dos a tus órdenes.

El libro tenia por titulo TRATADO COMPLETO DE LA VERDADERA MAGIA O TESORO DEL HECHICERO.

El libro tenía una dedicatoria: dedicamos este libro al nuevo adepto de las ciencias desconocidas. LCF.

Debajo de la dedicatoria se leía: Declaro que este libro me ha mostrado la verdadera sabiduría, logrando con su estudio un dominio absoluto sobre todo lo creado. (Cipriano el mago).

CIPRIANO EL MAGO nació en Antioquia, entre siria y arabia, de padres muy ricos y poderosos, ejerció todas las artes mágicas, hasta la edad de 30 años, en que se convirtió a la religión de JESUCRISTO. 

Dejo escritos infinidad de libros de hechicería, producto de sus muchos conocimientos y de las propias maravillas que ejecuto en su época de mago, y que causaron la admiración de todas las gentes,

Había en Antioquia una mujer bellísima de nombre JUSTINA, tan rica como hermosa, hija de hedeos y cledonia, los cuales la habían educado en su religión que era la de los gentiles. Justina oyó un día predicar a PRAILO, diacono a la sazon de Antioquia, y al escuchar los bellos ideales del cristianismo se convirtió a ella, logrando poco después que sus mismos padres se hiciesen cristianos.

Un joven llamado Aglaide, recurrió a CIPRIANO el mago, para que doblegara a aquella mujer que tan rebelde se mostraba a sus deseos; el cual aplico al efecto todos sus hechizos y encantamientos, invocando a los espíritus para que le ayudasen en su empresa.

Todo sin embargo resulta inútil, Justina resiste a toda clase de sortilegios, porque se hallaba bajo intercesión de la VIRGEN y auxiliada por la divina gracia de JESUCRISTO, teniendo además en las rayas de su mano derecha el signo de la CRUZ de san Bartolomé, la cual por si sola tiene poder contra toda clase de maleficios y encantamientos.

Lleno CIPRIANO el mago, de furor al verse vencido por una tan delicada criatura, se levanto contra Lucifer, y le dijo:

.- En que consiste, OH genio del averno, que todo mi poder se vea humillado por una tan débil mujer? No puedes tú tampoco con tanto dominio como posees someterla a mis mandatos? Dime luego, Que talismán o amuleto la protege que le da fuerzas para vencerme a mí y hacer inútiles todos mis sortilegios?

Entonces lucifer obligado por orden divina le respondió:

.- El señor de los cristianos es señor de todo lo creado, y yo, a pesar de todo mi dominio, estoy sujeto a sus mandatos, no pudiendo atentar contra quien haga uso del signo de la CRUZ,  De esta se vale JUSTINA para evitar mis tentaciones.

Entonces CIPRIANO molesto, dice,.-Pues siendo esto así, desde ahora mismo reniego de ti y me hago discípulo de Cristo.

Lo cual hizo, logrando más adelante recibir el martirio y ser contado en el número de los santos. 

Fuente universalis.mforos.com

Imagen mislibrosesotericos.blogspot.cl

De Brujo a Santo. La Vida de San Cipriano y Santa Justina

Subido por VerdadenlaRed