Argentina devolvió bandera chilena capturada en Laguna del Desierto en 1965

La insignia estaba alojada en el museo del Edificio Centinela, de la Gendarmería, tras ser capturada en un enfrentamiento entre fuerzas nacionales de ambos países.

El gobierno argentino devolvió este viernes a Chile una bandera secuestrada por la Gendarmería Nacional en un enfrentamiento armado ocurrido en 1965 en la zona limítrofe de Laguna del Desierto, en la provincia de Santa Cruz, informaron fuentes oficiales.

Parlamentarios de las comisiones de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados y el Senado de Chile saludaron el gesto del gobierno argentino de devolver una histórica bandera que desde 1965 está alojada en el museo del Edificio Centinela, de la Gendarmería, tras ser capturada en un enfrentamiento entre fuerzas nacionales de ambos países en Laguna del Desierto.

El acto de devolución, visto como una señal de amistad entre los dos países, tuvo lugar en la comuna de La Reina, en Santiago, y participaron la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el jefe de la Gendarmería argentina, Gerardo Otero, junto al ministro del Interior chileno, Mario Fernández, y el general director de Carabineros, Bruno Villalobos.

“Me parece un excelente gesto de parte del gobierno argentino, ya que son hechos de tensión que vivimos en el pasado, que evidentemente cada uno tiene una versión, pero lo que tenemos que hacer como países hermanos es mirar el futuro, yo creo que es lo más importante”, dijo el diputado Jorge Tarud, del Partido Por la Democracia y miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Tarud señaló que “los conflictos quedaron absolutamente en el pasado. Con Argentina hemos solucionado prácticamente todos los temas que teníamos pendientes, salvo uno que es Campo de Hielo Sur, pero en definitiva hemos hecho una muy buena integración, hemos trabajado conjuntamente muy bien y, por lo tanto, yo descarto cualquier hipótesis de conflicto que podríamos tener entre las dos naciones”.

Por su parte, el senador de la derechista Unión Demócrata Independiente Hernán Larraín, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores, coincidió en que le parece un buen gesto “devolver una bandera de un hecho que fue muy duro y doloroso para Chile porque fue producto de una situación que le costó la vida a un oficial de Carabineros chileno, el teniente (Hernán) Merino, que es recordado por todos”.

“Es una señal que ayuda a borrar los dolores y permite recuperar la normalidad histórica”, agregó Larraín.

El hijo del ex presidente Ricardo Lagos (2000-2006), el senador Ricardo Lagos Weber, también miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores, evocó que “el episodio de Laguna del Desierto es muy lamentable para la relación de ambas naciones”.

“Luego de un largo litigio y con voluntad política, a ambos lados de la cordillera se logró resolver. Por lo mismo, el gesto de devolver nuestro símbolo patrio demuestra la forma en la cual se pueden relacionar dos naciones, que van dando pasos paulatinos para tener una relación de integración real, efectiva y equitativa”, evaluó.

Para Lagos, “todos los gestos que ayuden a construir una buena relación entre nuestras naciones son una buena noticia para el mundo”.

En aquel enfrentamiento de hace 52 años, el 6 de noviembre de 1965 resultó abatido el teniente de Carabineros Hernán Merino Correa, fue herido un sargento y otros dos efectivos chilenos fueron capturados, episodio que dio inicio a una crisis diplomática y protestas en Chile, que finalizaron un mes después cuando los gobiernos de Arturo Illia (Argentina) y Eduardo Frei Montalva (Chile) llegaron a un acuerdo.

Fuente conclusion.com.ar

27720_26740_10002551

Argentina devuelve bandera a Carabineros, ¿Chile debe hacer lo mismo con el Huáscar?: Historiadores al debate

Sergio Villalobos y Joaquín Fermandois destacan el gesto, pero afirman que no puede compararse con el anhelo peruano de recuperar el buque de guerra. Gabriel Salazar aboga por devolverlo.

SANTIAGO.- “No hay ninguna razón para devolver el Huáscar”. “No son hechos comparables”. “Uno no tendría por qué mantener trofeos de guerra”. Parte de los análisis de los historiadores Sergio Villalobos, Gabriel Salazar y Joaquín Fermandois, a propósito de la entrega de la bandera chilena que Argentina hizo a Carabineros por su aniversario 90.

Hace cinco décadas (1965), una patrulla de la Gendarmería argentina arrebató el emblema patrio tras un enfrentamiento que terminó con la vida de teniente Hernán Merino Correa en Laguna del Desierto, Región de Aysén. “Retener en tiempos de paz un símbolo ganado en guerra es conflictivo.

Yo por eso estoy en la línea de evitar esta simbología de ‘ah, te derrotamos’, y devolver estos trofeos” Gabriel Salazar, premio nacional de Historia ¿Debe Chile hacer un gesto similar con el buque de guerra obtenido en la Guerra del Pacífico? Sergio Villalobos es enfático a Emol: “No hay ninguna razón para devolver el Huáscar, que fue un barco chileno”. “¿Cómo se explica esto?

Después del combate naval de Angamos, comenzó a integrar la Marina chilena y lució la bandera chilena en todo el resto de la Guerra del Pacífico”, afirmó. Incluso, recuerda el historiador, el monitor que se encuentra en Talcahuano y se adaptó como museo -cerrado por mantención hasta el 8 de mayo-, estuvo en acciones bélicas frente al Morro de Arica y al campo de batalla de Miraflores, por lo que, insiste, “es parte de la Marina chilena”.

“Esta sensiblería de sentirse culpable de la guerra y tener el deber de devolver algunos efectos notables, me parece que es una pérdida del sentido nacional. Y el Perú, ¿qué nos devolvería, El Loa y otros barcos que se perdieron en las acciones en el Perú?”, se pregunta el premio nacional de Historia en 1992.

El profesor Villalobos se refiere al carguero chileno que fue hundido en 1880, cuando participaba en el bloqueo marítimo a Lima. Un velero cargado con explosivos selló su final muriendo más de un centenar de tripulantes.

Mientras que el también premio nacional (2006), Gabriel Salazar, tomó distancia de esta postura y abogó por devolverlo.

“Retener en tiempos de paz un símbolo ganado en guerra, y si tenemos una relación fraternal con un país vecino, es conflictivo.

Yo por eso estoy en la línea de evitar esta simbología de ‘ah, te derrotamos’, ‘este es el trofeo que te arrebatamos’, y de devolverlos”, manifestó.

El historiador valoró el ejemplo de Argentina, aunque, a su juicio, “es una cuestión mucho menor que el Huáscar, sin duda”.

Salazar asevera que el caso del monitor peruano “es más complicado. Pero en mi opinión, si estamos en una política de hermandad con los países vecinos, cosa que al parecer se ha perdido desde Pinochet en adelante, uno no tendría por qué mantener trofeos de guerra que son bochornosos para nuestro país”.

Por su parte, el historiador Joaquín Fermandois agradece y destaca la entrega del emblema patrio a Carabineros. Sin embargo, sostiene que este hecho histórico no es comparable con el Monitor Huáscar.

“Son dos cosas distintas, una es devolver la bandera que es el símbolo del país entero; en cambio el Huáscar es un barco”, señaló a este medio.

“Y la costumbre de siglos es que un país que captura un barco, un arma, queda ahí, pero el Huáscar sirvió después durante muchos más años a la Marina chilena que a la del Perú”, afirma, coincidiendo con Villalobos.

Fermandois destaca que en el barco de guerra se rinde un homenaje al almirante Miguel Grau y se le trata con respeto, por lo cual, refuerza, “son cosas de magnitudes distintas, eso hace que, me parece, no sean comparables”.

El “Huáscar” lleva su nombre en honor a uno de los hijos del inca Huayna Cápac y el hermano del Inca Atahualpa, último Inca del imperio peruano prehispánico.

Fuente emol.com

Anuncios