Cinco estrategias efectivas que las personas inteligentes emplean para mantener la calma

La capacidad de gestionar tus emociones y mantener la calma en momentos de presión, tiene un enlace directo con tu rendimiento.

En una investigación que incluyó a más de un millón de personas, se encontró que el 90% de las personas de mejor desempeño, son especialistas en el manejo de sus emociones y son capaces de mantener la calma y el control en momentos de estrés.

A continuación te mostramos 10 estrategias efectivas que las personas inteligentes emplean cuando se enfrentan a situaciones estresantes.

1. Aprecian lo que tienen

Un estudio realizado en la Universidad de California, encontró que las personas que trabajaron diariamente para cultivar una actitud de gratitud, experimentaron una mejoría en el estado de ánimo, la energía y el bienestar físico. Además reduce el flujo de cortisol, la hormona del estrés.

2. Evitan preguntar “¿y si?”

La expresión “¿Qué pasa si?” sólo le echa leña al fuego de la tensión y la preocupación. Las cosas pueden ir en muchas direcciones diferentes, y cuanto más tiempo inviertas en  preocuparte por las posibilidades, menor tiempo tendras disponible para enfocarte a tomar medidas orientadas a calmarte y a mantener el estrés bajo control. Insistir en preguntar “¿y si…?” sólo te llevará a un lugar que no quieres y no tienes necesidad de ir.

3. Se desconectan

Mantener el estrés intermitente es de gran importancia y estar un lapso de tiempo fuera de la red, puede definitivamente ayudar a mantener el estrés bajo control.

Si eres de las personas que le dedican al trabajo la mayor parte de su tiempo, estás expuesto a bombardeo constante de factores angustiantes.

Apagar el teléfono al menos 30 minutos y despejar un poco la mente, es un ejercicio que ha demostrado ser eficiente en reducir los niveles de estrés.

4. Duermen

Seguramente ya has escuchado lo importante que es tener una recuperadora sesión de sueño. Quizá nunca sea redundante insistir el papel crucial que tiene el sueño para el incremento de la inteligencia emocional y la gestión de tus niveles de estrés. Cuando duermes, tu cerebro literalmente se recarga, de manera que al despertar te encuentras alerta y lúcido.

No dormir lo suficiente ya es un factor que genera estrés y eso sin sumar otros aspectos angustiantes. Tomarte el tiempo para conseguir una buena noche de sueño es probablemente el mejor antídoto contra los desequilibrios que provocan las situaciones estresantes.

5. Replantean sus perspectivas

El estrés y la preocupación son alimentados por nuestra propia percepción sesgada de los acontecimientos. Es fácil atribuirle a los plazos poco realistas, jefes implacables y el tráfico fuera de control, son las razones por las que estamos tan estresados ​​todo el tiempo.

No se puede controlar sus circunstancias, pero se puede controlar cómo responder ante ellas. Antes de gastar tiempo pensando en frases amplias y radicales como “todo va mal” o “nada va a funcionar”, replantea la situación.

Una gran manera de corregir este patrón de pensamiento improductivo es enumerar las cosas específicas que realmente van mal o no están saliendo como se espera.

Lo más probable es que identifiques sólo algunos aspectos, no todo; de este modo el alcance de estos factores de estrés, se verá mucho más limitado de lo que originalmente parecía.

Fuente tekcrispy.com

Anuncios