Cómo reconocer a la araña de rincón y prevenir su peligrosa mordedura

El calor del verano favorece la aparición de este arácnido venenoso cuya mordedura produce intenso dolor y puede llegar a comprometer severamente la salud.

Las mayores temperaturas del verano favorecen la proliferación de insectos y también hacen más común la presencia de algunas especies de arácnidos en casas y al aire libre.

La araña de rincón (Loxosceles laeta) se  ha convertido en la más temida y por buenas razones: en Chile se la puede encontrar prácticamente en una de cada dos viviendas y su mordida venenosa puede comprometer en algunos casos severamente la salud.

Las olas de calor favorecen que este arácnido y su aparición en casas y jardines.

Cómo identificarla

Su tamaño es pequeño, su cuerpo mide aproximadamente un centímetro y sus patas un centímetro y medio. El diámetro total de un ejemplar adulto (con sus patas extendidas) puede alcanzar entre 4 y 5 centímetros.

Su cuerpo es de color pardo (entre gis y café) y tiene forma de violín. Sus patas son café claro y  tiene solamente tres pares de ojos.

Es un arácnido huidizo y de hábitos nocturnos. No le agrada la luz por lo que suele habitar en ambientes oscuros, y de allí viene su nombre. Con frecuencia elige rincones, entretechos, partes traseras de muebles adosados a muros, montones de ropa y cualquier lugar que le resulte un ambiente oscuro y tranquilo.

No es agresiva, pero si se siente en peligro -por ejemplo, al tocarla o aplastarla- se defiende mordiendo e inyectando veneno.

Su mordedura produce una brusca sensación punzante en la piel y un profundo dolor desde el primer momento, seguida de una hinchazón en la zona afectada.

La piel que rodea la mordedura se transforma en una placa roja con un centro de color violáceo que generalmente aparece en el centro una ampolla con contenido hemorrágico.

Para evitar su mordedura

1. Agitar y revisar toda la ropa al momento de vestirse.

2. Sacudir las toallas.

3. Separar las camas de los muros.

4. Sellar con silicona las ranuras de puertas y ventanas.

5. Realizar aseos prolijos en el hogar, especialmente en los lugares oscuros y con poca luz como el clóset, muebles y bodegas.

6. Ante la sospecha de una mordedura de araña de rincón se recomienda lavar la zona afectada con agua y jabón, aplicar frío local indirecto y consultar a un servicio médico.

Fuente t13.cl

Anuncios