Los problemas al tragar pueden ser una señal

Tragar, el segundo paso en la digestión después de masticar, nunca debe ser una experiencia que necesite ser pensada. “Normalmente no estamos conscientes de la acción de tragar si no tenemos una razón para pensar en ello.

Nunca debemos sentirlo y, ciertamente, nunca escucharlo”, dice el Dr. Jamie Barkin, director de gastroenterología en el Centro Médico Mount Sinai en Miami Beach.

La dificultad al tragar es una señal inequívoca de que algo anda mal, dice el Dr. Barry Migicovsky, director de gastroenterología en el Memorial Regional Hospital en Broward.

Mas allá del ahogo obvio cuando la comida se queda atascada en el esófago (el tubo de transporte de alimentos de veinte a veinticinco centímetros entre la boca y el estómago), los problemas al tragar pueden estar vinculados a muchos problemas de salud o simplemente al envejecimiento.

“Según envejecemos, ciertas condiciones y medicamentos que tomamos por razones de salud pueden afectar el mecanismo de tragar. La causa más común son los medicamentos que disminuyen la saliva”, dice Barkin.

La saliva se compone de un 99 por ciento de agua y dos por ciento de enzimas. Estas descomponen el almidón y la grasa en los alimentos por lo que es esencial en la fase oral de la digestión.

La saliva forma de los pedazos de alimento, bolas húmedas y compactas, llamadas bolos. A través de mensajes neurológicos del cerebro, el bolo es forzado, por una fracción de segundo a través del reflejo de tragar, en la fase de la faringe entre la nariz y el esófago.

El resto del movimiento del alimento ocurre por reflejo biológico. Una válvula en la parte superior del esófago se levanta para permitir que el alimento entre al tubo donde los pliegues musculares mueven el mismo hacia una segunda válvula que abre hacia el estómago.

Los trastornos neurológicos asociados con accidentes cerebrovasculares y enfermedades neuromusculares tal como la enfermedad de Parkinson, interrumpen los 50 músculos requeridos para completar la acción de tragar, dice Barkin.

Migicovsky añade cáncer a esta lista. Según las personas envejecen, también aumentan las posibilidades de padecer de cáncer, que requiere una larga lista de medicamentos que provocan resequedad en la boca y problemas para tragar.

También pueden surgir muchos problemas dentales, ya que la saliva es necesaria para mantener los dientes y las encías mojadas y prevenir las caries dentales.

“Las personas pueden perder los dientes y, más tarde, la habilidad de usar dentaduras. Algunos pacientes hasta se han tragado su propia dentadura”, dice Migicovsky.

Otro síntoma del envejecimiento puede ser la displasia esofágica que provoca una sensación de tener alimentos atascados en la base de la garganta o en el pecho.

Las causas de la displasia esofágica incluyen regurgitación del alimento debido al debilitamiento de las válvulas del esófago; espasmo en los músculos de la parte inferior del esófago; tumores; alimentos o pequeños objetos atascados; enfermedad de reflujo gastroesofágico (GERD, por sus siglas en inglés); esclerodermia, una enfermedad autoinmune que endurece el tejido y los músculos, y terapia de radiación para cáncer.

Migicovsky también nombra otra causa en pacientes adultos, esofagitis eosinofílica. La condición, encontrada mayormente en niños, es diagnosticada por una sobreabundancia de células esofágicas en personas con asma, fiebre de heno o rinitis alérgica, dermatitis, alergias a alimentos o sensibilidad a ciertos alimentos.

“El criterio para una biopsia es de 15 por ciento de conteo de células mayor de lo normal, pero esta semana tuve el caso de un hombre con un conteo de 36 por ciento mayor y otro con 75 por ciento mayor de lo que debe ser para un adulto”, dice Migicovsky.

Las terapias de tratamiento son mixtas: por un lado están los medicamentos para GERD y por otro esteroides orales.

Balkin sugiere que cuando los adultos mayores toman medicamentos por razones de salud, deben prestar atención a los cambios en las funciones del cuerpo, desde dolores ocasionales en las coyunturas hasta incontinencia. “Esté consciente de lo que está tomando”, dice Barkin.

Fuente elnuevoherald.com

Imagen Sumedico.com

Anuncios