Evidencias arqueológicas de Guerra Química hace 1.700 años

Una de las características distintivas de la Primera Guerra Mundial fue el uso generalizado de las armas químicas. Gases de diversa letalidad, incluyendo el gas mostaza, fosgeno y gas lacrimógeno, que se utilizaron para desactivar y matar a miles de personas.

Aunque las armas químicas desempeñaron un papel importante durante la Gran Guerra, su uso se puede fechar a un periodo muy anterior de la historia. Así lo pone de relieve un yacimiento situado en Siria, concretamente en Dura Europos según recoge la web Ancient Origins.

Una de las primeras referencias al uso de armas químicas en la literatura occidental se halla en el mito griego de Heracles, en la que el héroe se sumerge sus flechas en la sangre de la Hidra para que sean tóxicos. También se ha afirmado que las flechas envenenadas fueron mencionados por Homero en sus dos epopeyas, la Ilíada y la Odisea.

Actas de la utilización de armas químicas también aparecen en las antiguas civilizaciones de Oriente. En India, por ejemplo, el uso de venenos durante la guerra se puede encontrar tanto en el Mahabharata y el Ramayana. Por otra parte, las recetas de armas tóxicas se pueden encontrar en la Kautilya Arthashastra, que data periodo Maurya de la India.

En China, hay escritos que describen el uso de gases tóxicos por los defensores de una ciudad. Los humos tóxicos, producidos por la quema de las bolas de mostaza o otros vegetales tóxicos, se bombearon en túneles cavados por un ejército sitiador usando un fuelle.

Volviendo al mundo occidental, el uso de gases venenosos se puede remontar a la Guerra del Peloponeso, que tuvo lugar durante el siglo V aC Durante una de las batallas entre los espartanos y los atenienses, se quemaron una mezcla de madera y azufre bajo los muros con la esperanza de que el humo incapacitara a los defensores, y por lo tanto la desactivación de su capacidad para resistir el asalto Espartano.

Los ejemplos que hasta ahora se han obtenido a través de textos. Las evidencias arqueológicas más antiguas del uso de armas químicas, sin embargo, hay que buscarlas en Dura Europos, yacimiento situado a orillas del río Éufrates, en Siria. Dura Europos fue una ciudad romana que cayó en manos de los sasánidas alrededor de la mitad del siglo III

Fue excavado durante entre la década de los 20 y 30 por arqueólogos franceses y americanos. Encontraron los cuerpos apilados de, al menos, 19 soldados romanos y un soldado sasánida en un túnel.

La interpretación inicial era que una feroz batalla se produjo allí, donde los sasánidas intentaron repeler a los defensores romanos pero un estudio efectuado en 2009 sugiere otra cosa.

La posición de los cuerpos romanos, apilados deliberadamente en una pila, sugiere que este no era el lugar donde cayeron. La interpretación alternativa, según lo sugerido por el profesor Simon James, arqueólogo de la Universidad de Leicester, fue que los sasánidas emplearon gases tóxicos para matar a los defensores de los romanos.

Cuando azufre y betún fueron arrojados a un incendio, se convirtió en un gas asfixiante, y se convirtió en ácido sulfúrico al inhalarlo por los defensores romanos. En cuestión de minutos, los romanos que estaban en el túnel estaban muertos.

El soldado sasánida solitario puede haber sido una víctima de sus propias armas, y murió de los gases venenosos también. Una vez que el túnel fue absuelto, los sasánidas apilados los cuerpos romanos en la desembocadura de la contra-mina en su muro de escudos, y procedió a destruir esta mina, para que puedan reanudar su trabajo de zapa.

Los hallazgos arqueológicos en Dura Europos revelan que la guerra química ya estaba en uso en la antigüedad, y proporciona la primera evidencia física de que las fuentes literarias carecen.

Fuente revistaenigmas.com

Vía selectanews.com

Anuncios