¿Cómo saber si tu pareja tiene una aventura emocional?

La infidelidad se contextualiza según cada generación. En la nuestra es un acto mucho más condenable de lo que era hace 20 años. La Universidad de Chile Adimark realizó un estudio que revela que las nuevas generaciones –los millennials y la llamada generación Z– condenamos el hecho de que nuestra pareja mantenga una relación a espaldas nuestras, a diferencia de los adultos, quienes aún lo ven como una situación probable y, sobre todo, posible de perdonar.

Estadísticamente, mientras el 29 % de los hombres entre 45 y 54 años de edad dijeron estar de acuerdo con la idea de tener una relación fuera del matrimonio, sólo el 15 % de los hombres de entre 18 y 24 años coincidieron con ese supuesto. Pero… ¿realmente qué es una infidelidad?

La mayoría cree que un infiel se involucra sexual o fisicamente con otra persona aun teniendo pareja. Sin embargo, pocos comprenden o conocen el engaño emocional, mismo que ocurre con más frecuencia de lo que imaginamos.

Una infidelidad o aventura emocional se da a partir de la conexión entre una persona y otra que no es su pareja. A simple vista podría parecer una relación social normal, puesto que los seres humanos creamos vínculos con amigos, familiares y hasta con nuestras mascotas –no sólo con una pareja–.

Entonces ¿cuál es el problema? Bien, dicha conexión puede resultar tan profunda como la de una relación. A pesar de que no hay relaciones sexuales ni un acercamiento físico de ningún tipo, ese lazo emocional se considera un engaño contra la persona con la que se tiene un compromiso.

Aunque es difícil identificar una aventura emocional, existen algunas señales que definió la doctora Jane Greer en su libro What About Me? Stop Selfishness From Ruining Your. Este tipo de infidelidad se puede dar con un compañero de trabajo cercano, la persona con la que coincide en el gym o un amigo con el que se ve frecuentemente.

Es decir, para que nazca este conector emocional debe tratarse de una persona con la que el otro convive casi diario y con la que existen una serie de elementos en común, los cuales pueden ir desde lo más simple –como una bebida favorita–, hasta lo más íntimo –como la posición sexual preferida–.

Las señales de las que habla Greer son siete y cada una es muy precisa, por lo tanto, es sencillo reconocerlas cuando la pareja tiene una aventura emocional.

La vida sexual mejora o empeora de un momento a otro

Una aventura emocional no implica relaciones sexuales ni tampoco algún acercamiento similar, por lo que es posible que tu pareja tenga un deseo contenido y quizá inconsciente por esa otra persona.

Por ello, la libido aumenta y al no poder desfogarla con quien la propicia, lo hace en la relación que tiene contigo convirtiendo la experiencia en una insaciable sesión de sexo.

Sin embargo, si todo empeora y de pronto la llama se apaga, es también señal de que algo raro está ocurriendo, ya que el deseo que empieza a experimentar por la otra persona es tal que el interés sexual que le despertabas desaparece.

Se vuelve distante

Al estar recibiendo atención por parte de otra persona, tu pareja podría estar experimentando una sensación de estabilidad y tranquilidad, por lo que su atención podría dejarte de lado.

Según Greer, cada ser humano tiene una cantidad de energía emocional limitada, por lo que se la brindamos a quien nos hace sentir más cómodos y seguros. Entonces, ese desapego emocional puede convertirse en físico pasando menos tiempo contigo o evitando los momentos juntos.

– Su actitud hacia a ti cambia gradualmente

Cuando ocurre un desapego de cualquier tipo, podría empezar a haber malos tratos y críticas particularmente negativas. Es decir, si comienza a criticar la forma en que hablas, las películas que te gustan o cómo es que tratas a tu mascota cuando antes no le molestaban, es un indicativo muy claro puesto que es una señal de que te compara con la otra persona idealizando una relación con él / ella y olvidando el porqué está contigo.

-El uso de aparatos tecnológicos aumenta o se modifica

En nuestra generación ésta es una de las señales más fuertes y evidentes de que algo no anda bien en una relación, puesto que pasamos la mayor parte del día al pendiente del teléfono y las redes sociales.

Entonces, si tu pareja de pronto aumenta su consumo de Internet, teclea con frecuencia, sonríe más mientras lee el teléfono o hace alguna seña extraña como levantar las cejas, abrir más los ojos o inclusive, sonrojarse, pon más atención en ese aspecto.

No es que cada que esto pase esté en comunicación con alguien más, el Internet es tan grande y rápido que cualquier cosas podría estar causándole dichas reacciones, pero tampoco es algo que debes dejar pasar, en especial si no lo acostumbra.

– Menciona a ESA persona con frecuencia

Es claro que mencionamos a los amigos o compañeros con los que convivimos frecuentemente, pero hay un límite y si le menciona en casi cada frase que emite o lo hace con particular gusto, podría estar evidenciando su aventura emocional.

Desafortunadamente, puede decir su nombre, anécdotas y frases con más frecuencia de la que cree y es válido que se lo hagas saber. Sin embargo, si defiende el hecho de que no ocurre nada o que estás cayendo en la paranoia, podría estar ocurriendo un acercamiento romántico a tus espaldas.

– Las discusiones son nuevas y diferentes

Si cuando discuten te hace saber nuevas cosas sobre ti con comentarios negativos o nuevas “perspectivas” de algún problema, podría ser una clara señal de que alguien le ha sugerido algunos detalles puntuales, lo que significa que podría estar compartiendo los problemas con alguien más que no es precisamente su mejor amigo o su hermana, sino una persona cuya percepción del conflicto es algo deforme o con la visión de tu pareja como protagonista, por ello no es de sorprenderse que se sienta como un ataque hacia ti.

– Te sientes como un invasor en tu propia relación

Evalúa qué tipo de atención tiene contigo desde el principio de su relación. Probablemente tenga en primer lugar a su mejor amigo y tú quedes en segundo o tal vez seas tú lo único que le importa desde que comenzaron a salir.

A partir de este análisis, puedes definir qué tanto te ha dejado de lado y ahora le tiene mucha más atención a otra persona, mientras tú vas quedando poco a poco atrás.

Si te identificas con alguna de estas señales, es mejor que se lo hagas saber a tu pareja para que él o ella pueda explicarte lo que ocurre. Tal vez estás cayendo en la paranoia por algún enfrentamiento o pelea pasada, pero siempre confía en tu instinto hasta que la verdad te diga lo contrario.

Enfrenta la situación y dale una oportunidad de expresarse. De igual manera, trata de emitir tu opinión con toda la honestidad y el respeto posible; traten de cerrar las heridas abiertas para reencontrar lo que en algún momento los desconectó a mitad del camino.

Recuerda que una aventura emocional es un acto tan vil como una infidelidad sexual, no hay diferencia salvo la unión de los cuerpos. Si en su acuerdo de pareja no está permitido tener una fuerte conexión emocional –más allá de una amistad– con otros, es momento de hablar y aclarar la situación hasta hallar una solución. Dejarlo pasar sólo se volverá un problema en forma de bola de nieve que no parará de crecer.**

La mente de un hombre infiel funciona diferente, por ello es difícil definir si es correcto o no perdonar un engaño. ¿Tú qué harías?

Fuente culturacolectiva.com

Anuncios