Alarma entre las autoridades alemanas por el aumento de partidarios del Reich

Durante mucho tiempo, los llamados Ciudadanos del Reich no fueron tomados demasiado en serio por las autoridades alemanas. Ahora, los servicios especiales del país están dando la voz de alarma por el rápido incremento de sus seguidores y sus planes de crear una organización armada.

Según la información publicada por el diario alemán Focus, que cita datos de los servicios de seguridad germanos, para principios de 2018 la cantidad de Ciudadanos del Reich se calcula en unos 15.600 militantes, frente a los 10.000 del mismo período del año anterior.

Esto supone un crecimiento del 56% en solo un año. En términos absolutos, la mayoría de ellos vive en el estado federal de Baviera, aunque en términos relativos hay más en la vecina Turingia.

El movimiento de Ciudadanos del Reich es la denominación común que usan diferentes grupos vinculados a la extrema derecha que rechazan la legitimidad del Estado actual y se consideran continuadores del Imperio alemán.

No han aceptado los resultados de la Segunda Guerra Mundial, afirman que la República Federal de Alemania moderna fue instaurada ilegalmente y que no es un Estado soberano. Además, abogan por la restauración del territorio del país en sus fronteras de 1937.

Los Ciudadanos de Reich no reconocen la autoridad de las instituciones, no respetan los fallos judiciales, ignoran sus obligaciones tributarias, las multas de tráfico, las citaciones y otras comunicaciones oficiales. Incluso portan documentos de identidad de fabricación propia y no reconocen los emitidos por las autoridades del país.

La principal preocupación de los servicios de seguridad es que en los últimos años este grupo radical se ha hecho con un pequeño arsenal. Y no solo de manera ilícita. Según el informe, más de 1.000 militantes del Reich tienen una licencia legal para obtener armas cortas. Los agentes revelan que la organización aparentemente planea formar su propio cuerpo armado. “Se están preparando para su ‘Día X'”, cita la publicación.

Entre 500 y 600 ciudadanos del Reich son considerados extremistas y potencialmente violentos. El choque más sonado con las autoridades sucedió el 19 de octubre de 2016, cuando un militante de 50 años de edad disparó y mató a un oficial mientras defendía un escondrijo de armas asaltado por un grupo de operaciones especiales de la policía.

Fuente sputniknews.com

Anuncios