El primer Presidente de Chile nació en Argentina

El primer Presidente de Chile nació específicamente en Buenos Aires.

Una de las curiosidades de la Historia de Chile, es que su primer Presidente no fue chileno. Sí, así como suena. El primer Presidente de Chile nació en el extranjero.

Aunque en la actualidad el Poder Ejecutivo esté radicado en el Presidente de Chile, no siempre fue así. Las primeras constituciones republicanas llamaron Director Supremo a la cabeza máxima de Chile, quizás para distanciarse del Presidente por excelencia en aquella época, que era el Presidente de la Real Audiencia, órgano leal ciento por ciento a la Corona española, y que por lo mismo fue abolido en 1811, luego de un fracasado motín.

A pesar de ciertos gobiernos personalistas, como los de Juan Martínez de Rozas y José Miguel Carrera, nadie se había atrevido a quebrar el principio juntista como piedra de toque política, hasta la guerra civil de 1813, en que el caos llegó a tal punto, que el Cabildo de Santiago pidió inspiración en la institución romana de la dictadura, y nació así el gobierno unipersonal en Chile, con el cargo de Director Supremo.

El cargo mismo de Director Supremo se vio después cubierto de oprobio, debido a que Bernardo O’Higgins (1818-1823) fue demasiado duro, y Ramón Freire (1823-1826) demasiado blando.

Paralelamente, Chile era gobernado sin constitución, porque la de 1822 estaba prácticamente abrogada, la de 1823 había resultado impracticable, y el Congreso Nacional estaba en labores de redactar una nueva.

Por esto, y un tanto a la espera de lo que fuera a decir el texto constitucional definitivo, se decidió que no habría Director Supremo, y que la primera magistratura de la nación sería “presidida” por un “Presidente”, el cual sería, dadas las circunstancias, provisional, hasta que hubiera una nueva Constitución.

El elegido fue Manuel Blanco Encalada, marino nacido en Buenos Aires, de destacada carrera naval, pero cuyos modos caballerescos no lo hacían el político más adecuado para los tiempos.

Luego de algunos tiras y aflojas con el Congreso Nacional, no se atrevió a quebrar el orden político, y prefirió renunciar; alcanzó a gobernar apenas dos meses del año 1826.

Pero fue el primer Presidente de Chile, eso sí, porque cuando entraron en vigor sucesivamente las constituciones de 1828, 1833, 1925 y 1980, todas ellas mantuvieron el título de “Presidente” para el jefe del Poder Ejecutivo, y la designación de Director Supremo desapareció para siempre en Chile.

Fuente sigloscuriosos.blogspot.cl

Imagen Wikipedia

Anuncios