Ingreso de extranjeros a Chile sigue aumentando en lo que va del 2018

En medio del intenso debate migratorio que se ha producido en el último tiempo, los primeros datos oficiales que refieren a lo sucedido en 2018, demuestran que en lo que va de año el ingreso de extranjeros sigue aumentando -reporta hoy el diario El Mercurio.

Mientras venezolanos, colombianos y haitianos siguen incrementado su llegada al país, a rangos de entre 63% y 27%, Chile y Haití iniciaron un diálogo que podría instaurar una visa consular. Organizaciones que trabajan con migrantes advierten, sin embargo, que tal medida propicia el ingreso irregular, como ocurre con los dominicanos.

Cuando a comienzos de marzo la Policía de Investigaciones (PDI) rechazó el ingreso de 62 haitianos que llegaron al aeropuerto de Santiago en un vuelo de la ahora suspendida Latin American Wings (LAW), la noticia viajó rápido a Puerto Príncipe, la capital del país caribeño.

“Probablemente genere una ola de pánico”, advirtió el diario local Le Nouvelliste, que en una edición de mediados de marzo reportaba una fuerte baja de los pasajeros que esperaban embarcarse a Chile en el aeropuerto Toussaint Louverture.

“Por lo general, las personas que están por viajar se ven felices, están emocionadas, pero en el terminal lo que se lee (ahora) en sus caras es resignación”, añadía el reporte.

La preocupación escaló incluso al gobierno haitiano. “Chile tiene muchos requisitos para que una persona ingrese al territorio, incluso si no hay visa”, advirtió en Twitter el canciller de ese país, Antonio Rodrigue.

“Con frecuencia, los requisitos no se cumplen: no hay reservas de hotel, o se realizan con un solo nombre, la información personal es falsa, etc. Por ley, las empresas deben regresar a los pasajeros”, agregó en un intento por explicar a sus compatriotas lo que había pasado en el aeropuerto Arturo Merino Benítez, una medida que luego sería declarada “ilegal” por la Corte Suprema.

Venezolanos, colombianos y haitianos siguen liderando las alzas

El episodio ocurre justo en momentos en que el gobierno de Sebastián Piñera ha anunciado prioridad para el proyecto de Ley de Migraciones -a través de una indicación a la iniciativa que presentó en 2013, durante su primera administración-, y en medio de una corriente de inmigración que continúa en permanente incremento.

Según los últimos datos disponibles de la PDI, entre el 1 de enero y el 15 de marzo de este año 2.525.931 extranjeros entraron a Chile, a razón de 34.134 por día, 36% más que los 25.042 que lo hicieron en cada jornada de 2017.

Si bien el promedio de 2018 está estimulado por factores estacionales como la temporada de vacaciones y la visita del Papa Francisco, al revisar las tres nacionalidades que han liderado el aumento de ingresos a Chile en los últimos años (venezolanos, colombianos y haitianos) se aprecia que el alza es sostenida.

Así, durante los primeros 74 días de este año llegaron al país 58.785 venezolanos (794 por jornada), 51.346 colombianos (694 cada 24 horas) y 30.433 haitianos (411 por día).

En los tres casos, el promedio diario supera ampliamente al del año anterior, que fue de 544 colombianos, 486 venezolanos y 312 haitianos. Llama la atención el fuerte incremento en la media de Venezuela (63,3%), versus la de Haití (31,7%) y la de Colombia (27,5%).

En contrapartida, cada vez más colombianos y venezolanos parecen estar quedándose en Chile. Al comparar los números de 2017 y de 2018, se aprecia que la salida de los primeros disminuyó en 12,7 puntos porcentuales, mientras que la de los segundos retrocedió en 3,1 puntos porcentuales.

Los haitianos muestran, en cambio, un aumento en sus retornos de 1,4 puntos porcentuales, aunque en su caso esa tasa es muy inferior a la de los otros países (ver infografía).

Críticas al visado

El Gobierno ha enfatizado que busca una reforma legal que actualice el decreto de ley de Extranjería de 1975 y propicie una inmigración ordenada, regular y segura.

Así lo planteó el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, cuando el lunes recibió a parlamentarios de Chile Vamos en La Moneda para explicarles los lineamientos de la indicación sustitutiva que prepara el Ejecutivo, entre ellos la apertura de un período de regularización de permanencia en el país.

Quienes asistieron a esa reunión coinciden en que una de las medidas que se evalúan es establecer visas consulares para algunos países, tal como se hizo en 2012 con República Dominicana. De este modo, los inmigrantes deberán transparentar su intención de viajar a Chile con expectativas de buscar trabajo o iniciar estudios, en vez de ingresar como turistas y quedarse más allá de los 90 días que la norma les permite como tales.

“Muchos migrantes tendrán que hacer sus trámites en sus países de origen, antes de ingresar a Chile. ¿Qué país? No está definido”, afirma la diputada Paulina Núñez (RN), quien precisa que no está claro si ello se hará a través de un artículo transitorio en el proyecto de ley o de un decreto, como ocurrió en el caso de República Dominicana.

La alternativa de la visa consular, sin embargo, es rechazada por las organizaciones que defienden los derechos de los migrantes. “La visa buscaba contener el flujo de dominicanos a Chile. ¿Cuál fue el resultado real? Aumentó el ingreso irregular al país, lo que se constata en el aumento de las expulsiones que tienen como motivo el ingreso por paso no habilitado.

Si en 2011 eran una decena, en 2016 fueron 930”, plantea Pablo Valenzuela, director nacional del Servicio Jesuita a Migrantes. “No tuvo ninguno de los efectos que se buscaban”, advierte.

La tendencia se observa sobre todo en la frontera norte, donde grupos de entre seis y doce dominicanos entran irregularmente de noche, caminando por el borde costero. Desde 2012, la Armada, que vigila el sector con cámaras termales, ha detectado a 1.286 personas en esa condición. El 86% eran dominicanos.

Además, el director del Servicio Jesuita a Migrantes plantea que los consulados chilenos en el exterior no tienen capacidad de gestión para asumir la tarea del visado. “El consulado en Haití tiene diez personas. ¿Cómo se va a hacer cargo de un flujo de 10 mil personas mensuales que quieren venir a Chile?”, se pregunta.

Lo que pasaría, añade Valenzuela, es lo mismo que ocurrió en República Dominicana: de inmediato surgiría una oferta para llevar viajeros de manera irregular. “Es como poner puertas en el campo o en el desierto”, ejemplifica.

La visita del canciller haitiano a Chile

No obstante, Chile y Haití iniciaron conversaciones bilaterales formales para abordar desafíos consulares y migratorios. De hecho, el canciller Rodrigue visitó Santiago el 23 de enero pasado -en las últimas semanas de la administración Bachelet- y se reunió con el director de Asuntos Consulares y de Inmigración de la Cancillería, embajador Carlos Appelgren, para “avanzar en una movilidad regulada, segura y ordenada”, según un comunicado oficial sobre el encuentro.

Altas fuentes del gobierno anterior confirman que la visa consular entre Chile y Haití fue parte de esas conversaciones. Consultada por este diario, la Cancillería declinó referirse al tema.

Según Pablo Valenzuela, Chile debe adoptar un sistema de visados simple que se acomode a la nueva realidad migratoria. Por eso evalúa positivamente la posible creación de una visa de expectativa laboral, que permita viajar a Chile en busca de empleo. En su opinión, incluso debería ser otorgada en la frontera o ya dentro del país.

LAW completará hoy 20 días sin vuelos entre Puerto Príncipe y Santiago, luego de que la DGAC le suspendiera su Certificado de Operador Aéreo. Actualmente se realiza una auditoría a la aerolínea.

Fuente thetimes.cl

Anuncios