666 ó 616 ¿Cuál es el número de la bestia?

Como respuesta a la pregunta que nos planteaba un lector, el número 6 por sí mismo no tiene connotaciones negativas, de hecho, como ya indicamos en la simbología de los números representa el alma humana y el equilibrio.

Sin embargo, sí  es cierto, que el número 666 se cita en la Biblia, y concretamente en el Apocalipsis para representar la marca de la bestia,  y por lo tanto se le relaciona directamente con Satanás o con el Anticristo.

El mundo antiguo adoraba los enigmas, un truco común era utilizar un número para ocultar un nombre. En los alfabetos griego y hebreo a cada letra le correspondía un número, por lo que si se sumaba el valor total de las letras de un nombre, se obtenía un código numérico

ANNA (En griego)

A=1  N=50

A  N  N  A

1+50+50+ 1

Por lo tanto el 102 es el número de Anna

Sin embargo en el Apocalipsis San Juan parece ser que nos proporciona este enigma pero al revés,  da el número  de la bestia e invita al lector a calcularla.

Apocalipsis 13:17

17 Y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese  la marca o el nombre de la bestia o el número de su nombre

Apocalipsis 13:18

18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis

A partir de aquí surgen las interpretaciones

Para los historiadores la respuesta es obvia, se dice que San Juan pensaba en el emperador Nerón, y si se escribe el nombre de Nerón Caesar en hebreo, la suma que representan sus números es el 666.

Para realizar este cálculo debemos conocer primero el hecho de que en griego/hebreo las letras del alfabeto tienen valor numérico, ya que estas lenguas carecían de numerales, segundo, que la lengua hebrea no usaban vocales entre las consonantes y por último las equivalencias numéricas.

IMG_20180117_231253_919

Por lo tanto, el número 666 parece ser un código antiguo que une al emperador Nerón con el número de la bestia; sin embargo, una serie de documentos descifrados recientemente cuestionan si el 666 es realmente el número de la bestia.

En 1985 un grupo de arqueólogos británicos que realizaban excavaciones en la ciudad egipcia de Oxyrhynchus descubrieron un vertedero a unos 10 metros de profundidad, hallando en él numerosos  fragmentos de papiros que rápidamente  trasladaron a Oxford para su análisis.

En 1999, los primeros resultados sobre el estudio de estos documentos develaron que uno de estos pergaminos correspondía al Apocalipsis de Juan, escrito en el siglo III y sobre el año 300 D.C.

Esta investigación también reveló que el número más infame del mundo que representaba a la marca de la bestia,  no era el 666, sino el 616.  Tres letras representan el numeral: JI que representa 600, IOTA que representa el 10 y SIGMA que representa el 6.

PAPIRO

ALFABETO

Entonces si el nº de la bestia es el 616, la suma total no da el nombre de Nerón, por consiguiente el número sugiere que el objetivo de Juan era otra persona.

Por lo tanto si aplicamos el mismo juego de números, obtenemos otra figura odiosa, otro emperador romano, Cayo Caesar, más conocido por todos nosotros como Calígula. Las letras de Cayo suman 284 y las de Caesar 332, lo que nos da un resultado de 616.

Otra connotación negativa del número la encontramos en la simbología judía, que atribuye al 666 el significado de APOSTASÍA, basándose  en que la Biblia cuenta que en el año en el que el rey Salomón recibió 666 talentos de oro, éste volvió la espalda a Dios, obsesionándose con dinero, las riquezas y las mujeres.

(1 Reyes 10:14-15) 14

Y el peso del oro que vino al rey Salomón en un año ascendió a seiscientos sesenta y seis talentos de oro, 15 aparte de los hombres viajantes y la ganancia de los comerciantes y todos los reyes de los árabes y los gobernadores del país.

Si hacemos un breve repaso por la historia, la parte ingenua de cada generación creyente ha ido bautizando como el anticristo a los enemigos feroces de la iglesia, así para muchos cristianos del siglo VII el anticristo fue Mahoma, o  Martín Lutero en el XVI,  también el Papa también fue considerado como tal para los  protestantes, o hasta hace bien poco para mucha gente el comunismo era el anticristo, por que era el opuesto a que se instaurara el reino de Dios en la tierra.

Lo único cierto, con independencia de lo que nos quisiera representar San Juan con el número 666, es el hecho que el anticristo no es más que una denominación simbólica para representar el antagonismo de Jesús.

Fuente planetaincognito.es

Anuncios